Música con sabiduría

Música con sabiduría

En los siguientes vídeos tenéis música de sabiduría. Escuchad las letras y podréis descubrir los mensajes llenos de conocimiento a medida que avancéis en vuestra espiritualidad.

Con la gente que me gusta, Electrochonta

La Herida, Heroes del Silencio

Vivir mi vida, Marc Anthony

Cómo me cambio de piel, Marc Anthony

ADVENTURE OF A LIFETIME, COLDPLAY

Como las flores, Shimshai

Peia «Machi», Four Great Winds

Ejemplos de superación

Ejemplos de superación

En los siguientes vídeos tenéis los ejemplos de superación, las historias que otros me han inspirado.
Intervención de Gema Hassen-Bey sobre «El Miedo»
Ponencia de Nick Vujicik, de corazón a corazón
Brand new me live – Alicia Keys (subtítulos en español)
Ponencia Innovación y motivación al cambio, Toni Nadal.
Coco, también conocida como la película «El día de los muertos»
Película «La Jungla», thriller basado en la historia real de Yossi Ghinsberg

Documental completo Pablo Raez

Película completa «Milagro en la celda 7»

Película «El Mayor Regalo», de Juan Manuel Cotelo.

Experiencias

Experiencias

A continuación encontrarás todos los post relacionados con Experiencias.

Fases de mi noche oscura del alma
Fases de mi noche oscura del alma

Ricardo-meditando-noche-oscura-del-alma

Mi noche oscura del alma podría decirse que surgió a partir de una primera experiencia de despertar que tuve a raíz de tomar ayahuasca. Tuve experiencias místicas que me conectaron con la verdad de lo que somos. Con eso que siempre había estado buscando. Sin tener ningún conocimiento sobre espiritualidad llegué al Yo Soy, pero antes de eso, pasé por lo que no soy. Pasé mucho miedo, pero al superarlo llegó la luz.

En esa noche tuve la sensación de pasar por todo el proceso del despertar, fue como un fractal del despertar vivido en una sola noche, el cual se repite en la experiencia del espacio-tiempo que vivimos. Recuerdo que hubo mucha respiración. Me quedé solo con mi respiración, el agradecer del último álito de vida antes de morir. En un momento dado algo cambió.

Seguido a esa etapa de despertar y de luz, volví a la tierra pero con una hipersensibilidad, como algunos de vosotros habéis compartido. Experiencias del dolor de la humanidad, o mejor dicho, de la mente humana separada de su fuente. Simplemente con verlo, te abres a ello, y los que te rodean se sanan con tu mirada.

Siempre es así. Una toma de conciencia del dolor que produce seguir perpetuando las mismos pensamientos. Y solo así aparecen las alternativas. Solo esta fuerza de la oscuridad nos impulsa hacia la luz. A base de estos movimientos se genera toda la vida en nuestro plano. También lo experimenté con el dolor de la madre tierra. Después de esa fase de dolor compartido, viene la entrada en la unidad, el lenguaje común de todo lo que existe, el amor, y en transciendes también el nivel de conciencia dual.

Al volver a este plano y haber tenido esa experiencia de luz, y contrastar con la experiencia contraria en este plano (durante la noche oscura del alma), surge la rabia y la ira. La rabia para sacar recursos para el despertar, y la ira es la emoción que provoca la separación. Ambas son para reafirmar la voluntad de despertar, que es el primer requisito para ello. En realidad es todo el requisito necesario, así de amoroso está diseñado el universo, pero no nos damos cuenta de que al voluntad que estamos emitiendo. El último paso no depende de nosotros y ahí el ego se mete resistiéndose.

Después de las experiencias de paz y luz, y de la sensibilidad, con la que puedes sanar, al volver a este plano surge la confusión. Una confusión que te hace dudar de cuál es la realidad. ¿Es la solo la luz como experimentaste o es el mundo falso que ves ahora?

Para mí esta es la etapa más dolorosa del proceso de despertar. Ya no sabes donde vives ni donde estás. Es por eso que habiendo perdido el marco de referencia sobre el que vivir, comencé a escribir un libro. En él reuní todo el conocimiento espiritual y metafísico interconectado, porque las lagunas de conocimiento me dejaban siempre inquieto en ese vacío de no saber qué es real y qué no. Este punto es muy delicado. Se junta todo, la nostalgia, el sufrimiento en ti mismo del mundo (la humanidad), ver a tus seres queridos dormidos, ya no como seres especiales en tu vida, sino cumpliendo un determinado papel. Creo que cuanto más es el nivel de conciencia más sentido pierde la visión mundana y más difícil es estabilizarte.

Con todo ello, en ese momento sentí que necesitaba una cuarentena de todo mi entorno, y comencé a viajar y a escribir todo aquello a lo que llegaba en claro. Vas escuchando que si karma, unidad, ley del espejo, atracción, energía universal, etc… pero no sabes la relación que hay entre todo ello y al final no tienes nada claro, a menos que lo vayas experimentando en ti mismo, enfoques la atención adentro y se vaya todo reorganizando solito. Así que en ese sentido ya me aclaré bastante y estuve durante bastante tiempo aprendiendo del conocimiento que había en mi interior. Pasé una buena época viviendo mi espiritualidad nuevamente con las plantas, y el mundo de los chamanes. Lo más cerca del paraíso, y la visión que tengo de la mejor manera de vivir en este plano, lejos de las comodidades que nos aprisionan, el consumismo, el lava – cerebros, política, la ignorancia, y las falsas democracias. ¿Cómo vivir con todo eso ahora? Y ¿cómo aguantar verte tener que pasar por el aro ante tanta mentira?

Y así, cuando vuelves a ver a tu familia, vuelves a meterte en el tiempo. Porque convives con una realidad sin haberte liberado de ella. Con apegos tan fuertes como los del dinero, la seguridad, el futuro, el quedar bien… Comienzan los ciclos de sueños y despertar. Y esta etapa ya es más duradera, y no sabes hasta cuando habrá ya un despertar sostenido.

Ahora siento que vi casi todo lo que tenía que ver, en parte, gracias a la medicina y el uso de Un Curso de Milagros como guía. Al menos he visto hacia donde nos dirigimos y el pensamiento ilimitado que podemos alcanzar.

Creo que las sustancias nos permiten limpiarnos de todas las energías negativas. Limpian de raíz, pero pronto esas energías vuelven porque en el estado ordinario de conciencia hay todavía apegos, creencias y memorias que dan la bienvenida a la oscuridad. Esa oscuridad tiene que observarse, tomando una decisión de dejarla estar ahí, y manteniéndote firme. Así se van creando nuevas redes neuronales y así vamos cerrando los espacios de oscuridad que nos dominan con el miedo nuestra vida.

Al final de lo que se trata es de soltar todo control. Sufrimos porque creemos saber. En los momentos en que me he sentido conectado todo se resuelve, aunque no tengas seguridad de nada. Confías porque vibras en el amor. Una vez tomas ese camino, ya te toca seguir adelante, pero el miedo del colectivo te arrastra. Te peleas con el sistema porque nos induce a vivir dormidos. Digamos que esta fase es una repetición de lo anterior expandido, algo más global.

La etapa inicial del despertar
La etapa inicial del despertar

El Despertar es un proceso; una combinación de fases o etapas que debemos experimentar.

Hay una fase previa a la primera experiencia de despertar, la cual se experimenta normalmente antes de iniciar la búsqueda espiritual y muchas veces durante el proceso. Esta fase es caracterizada por la experimentación de una crisis; una etapa en la que hay mucho sufrimiento.

¿Por qué esta crisis? ¿Por qué tanto sufrimiento?…

Si nunca has sentido odio o tristeza, no sabrías lo que es el amor o la felicidad. Aprendemos a través de los opuestos. Si estuviéramos todos despiertos y divinos, no sabríamos qué es la Divinidad, no sabríamos absolutamente nada. En el estado original, no sabemos absolutamente nada, porque no hay nada más que saber, ya somos Todo.

El propósito de la existencia humana es despertar a su verdadera naturaleza, y esto lo hace a través de la dualidad; experimentar los opuestos.

Esta etapa de crisis y sufrimiento es la rebelión de la identidad separada, es decir, el ego, el “yo”.

De repente, y sin saber porqué, nos sentimos aterrorizados, llenos de miedo. Hay algo amenazante y no sabemos qué es. Nos sentimos perdidos, mucha soledad, sentimos ansiedad, tristeza profunda, depresión, sensación de irrealidad, y muchas ganas de llorar. Algunas veces experimentamos crisis nerviosas, con taquicardias; se nos dispara el corazón y éste va a 200 por hora. Tiembla todo nuestro cuerpo, sentimos que hemos perdido el juicio y que estamos enloqueciendo y creemos que vamos a morir. ¿Qué nos está sucediendo?…

La respuesta a todo esto es el miedo.

¿Miedo a qué?…

En el proceso previo del despertar, la persona o el “yo”, que es la identidad ilusoria que surge cuando la Conciencia se identifica con el cuerpo-mente y su historia, se siente amenazado de muerte.

¿Por qué?

Para poder saber la respuesta, primero hemos de comprender cómo es la experiencia de despertar.

Despertar es el reconocimiento de nuestra verdadera naturaleza. Es decir, la Conciencia despierta de su sueño ilusorio, de su identificación con el cuerpo-mente y se reconoce a sí misma como algo que está más allá de éste. Algo que no está manifestado, algo que no es físico, no es limitado, ni mortal. La Conciencia se reconoce a sí misma desde este cuerpo-mente individual, el cual consideraba que era “yo”, dándose cuenta de que es tan solo espacio-silencio-consciente, en el cual todo sucede.

Cuando la Conciencia se manifiesta en cuerpos-mentes, en materia física, se identifica con cada uno de los cuerpos-mentes, y surge una identidad; la Conciencia cree que es el cuerpo-mente y su historia. De aquí surge el ego, la identificación; un falso “yo” con una identidad y personalidad definida, que se cree separado del resto. A esta identificación la llamamos el “yo separado”.

En el despertar, la Conciencia se da cuenta de que no es este “yo separado”, sino que es aquello no-manifestado que está más allá y que es consciente de todo. Con este reconocimiento, el “yo separado” se disuelve, muere, desaparece quedando únicamente la sensación de presencia consciente.

Por tanto, ahora podemos comprender el porqué la identidad separada, el ego, se ve amenazado ante el despertar de la conciencia, ya que muere, se disuelve.

Hablemos de esta etapa oscura que experimenta el “yo separado”:

Durante la etapa del despertar, hay miedo, mucho miedo… hay pánico…

Está saliendo a la superficie una gran cantidad de carga emocional del subconsciente.

Durante este proceso, es cuando se inicia la búsqueda espiritual. Aparece la pregunta “¿quién soy yo?” y el fuerte anhelo por lograr el fin de todo este sufrimiento.

Con toda esta carga emocional que sale a flote, la desesperación se apodera de nosotros y buscamos ayuda en nuestros seres queridos, los cuales no comprenden qué es lo que nos está sucediendo, y se preocupan por nosotros.

Al no saber qué nos está ocurriendo, recurrimos al médico, el cual nos dice que no estamos enfermos. Seguimos sin comprender qué nos está sucediendo y empezamos a leer libros espirituales, acudir a charlas de maestros iluminados, y a emprender una búsqueda para poner fin a nuestro sufrimiento y lograr la liberación.

Durante esta etapa oscura de sufrimiento y crisis de identidad, sentimos como si todo se estuviera desmoronando, perdemos el control y tenemos una absoluta creencia de que vamos a morir. El dolor emocional es muy intenso y hay mucho sufrimiento y desesperación. Todo esto es a causa del miedo; el miedo a morir.

Al emprender la búsqueda espiritual, empezamos a encontrar alivio y a adquirir una comprensión más profunda de nuestro estado o situación personal.

Todo esto es parte de este proceso de Despertar la Conciencia. Las sombras están emergiendo a la superficie.

Las personas quieren ver sólo su lado brillante. Y esto es maravilloso. Pero también, a menudo las sombras emergen. Esta sombra que es temerosa, asustadiza, y que es básicamente la fuerza que hay dentro de uno negando la vida, esta sombra es el miedo.

Esta fuerza se arrastra hacia la superficie durante el proceso del Despertar.

Así pues, el hecho de que esta sombra haya sido arrastrada a la superficie, no significa que algo haya salido mal, aunque puedes sentirlo así. No significa que hayas cometido ningún error, aunque aparentemente puedas sentirlo así. Simplemente significa que nuestras emociones reprimidas que han sido dejadas de lado en una parte del subconsciente, ahora comienzan a emerger, empiezan a aflorar a la superficie.

Y estas emociones son como una identidad que nos amenaza. Esta identidad utiliza el miedo, la amenaza y la agresión. E intenta descarrilarnos del proceso del despertar de la conciencia. Entonces, genera miedo, ansiedad, depresión, y una sensación de amenaza interna que te hace creer que algo terrible va a suceder.

¿Qué hacer en estos casos?

Lo que le encanta a esta energía interior, a esta energía de miedo, es una lucha, una guerra. Le encanta que intentes deshacerte de él.

Es el mismo miedo el que te incita para que te pongas en guerra con el miedo. Porque él se alimenta de eso.

Le encanta que intentes deshacerte de él, que trates de trascenderlo, que trates de ir más allá de él.

Cualquier relación con esta identidad amenazadora, que de alguna manera está basada en el conflicto o la negación, le encanta el miedo; le encanta que tengas miedo porque se alimenta de él.

Cuanto más intentas no tener miedo, más miedo sientes. Cuanto más intentas no estar ansioso, más ansiedad sientes. Por tanto, se alimenta de sí mismo. Sin embargo, cuando permites que el miedo esté ahí, que esto significa aceptación, y le concedes el permiso total para existir en este momento, entonces, el miedo no sabe qué hacer.

Si peleas contra él, si te resistes, te sentirás abrumado por él, y tendrá poder sobre ti. Te sentirás incapacitado para salir de esta terrible situación. Tendrás la sensación de que el miedo aparenta ser tan grande e inmenso, que creerás que es imposible permitirle Ser. Permitirle ser, también significa ser completamente honesto contigo mismo: “Tengo miedo, estoy asustado, siento ansiedad”.

Porque cuando eres completamente honesto contigo mismo, esto conlleva un efecto.

Casi siempre estamos tratando de cambiar nuestra experiencia si no es placentera. A esto es a lo que me refiero cuando digo que le des permiso para Ser. Reconoce que está ahí. Simplemente permite que esté ahí.

Por tanto, siente el miedo, siente la ansiedad, permite que estén aquí, acéptalos y no pongas resistencia, no luches contra estas emociones, tan solo déjalas ser.

Es muy común, que cuando estás al borde de ver algo verdaderamente profundo, todo el miedo, toda la sombra que se encuentra en tu interior, se reúna con rapidez y poder para apoyarse entre sí ante la conciencia. Reunirá todas sus fuerzas y tú te preguntarás: «¿de dónde ha salido esto?, antes no estaba aquí». Y se presentará de una manera muy poderosa y abrumadora.

Y tiendes a pensar: «no puedo con esto, me voy a volver loco, nunca saldré de esto, quiero volver a sentirme como antes». Es como que todas las fuerzas de la ilusión son reunidas para asegurarse de que no veas lo que estás al borde de ver.

Esta es la oscuridad antes del amanecer. A pesar de creer que las cosas no están bien, en realidad todo está bien y esto es un proceso natural del Despertar.

Una vez que has experimentado esto unas cuantas veces, te das cuenta de que puedes estar bien con esto. Y abandonas esa preocupación porque reconoces que simplemente es así como esto funciona.

Las fuerzas de la ilusión, se reúnen todas dentro de ti por lo general cuando una conciencia más profunda está a punto de hacerse presente. No lo tomes como algo malo, porque ése es el principal problema. Cuando la gente experimenta el miedo, se dicen a si mismos: «algo anda mal aquí». Sientes un gran miedo, un pánico terrible, ansiedad, amenaza, depresión, sientes como si estuvieras en un túnel oscuro sin salida y no puedes soportar permanecer así, ya que no te encuentras bien y deseas que todo vuelva a ser como antes.

Pero hablando espiritualmente, te puedo decir que muy a menudo, cuando se tienen este tipo de emociones y experiencias, no significa que algo vaya mal, sino que significa que algo está empezando a ir bien.

El ego, la falsa identidad creada cuando nos identificamos con el cuerpo-mente, se siente amenazado y comienza a manifestarse y a hacer aflorar a la superficie todas estas emociones tan negativas y destructivas de miedo, pánico y ansiedad.

No creas que todas las ilusiones de tu interior se van a rendir fácilmente. Podría ser que sí, pero muy a menudo será como tratar de forzar a abrir los dedos de la mano de alguien que ha estado aferrado a la rama de un árbol durante mucho tiempo, y cree que si se libera de ella, caerá del árbol y acabará aplastado contra el suelo.

Esto es todo lo que está sucediendo; nos hemos aferrado a una creencia de que somos un «yo» con una identidad, un cuerpo, una personalidad y su historia. Y ahora este «yo» se siente amenazado por lo que está por venir; el despertar de la conciencia. Y con ello, el fin de esta identidad, la muerte del «yo». Por eso se revela lleno de temor, amenaza y ansiedad.

Es la guerra interna entre el “bien” y el “mal”, entre la luz y la oscuridad, entre la conciencia y la inconsciencia que existe en el interior de cada ser humano. Y esta guerra interna, es la resistencia, por parte de la identidad separada, a desaparecer.

Pero esto pasará. Cuanta más resistencia pongas, más tiempo tardarás en salir de este estado de dolor. Por el contrario, cuanto más aceptes esta situación y permitas que esté ahí, y la comprendas como un proceso natural del camino del despertar, más pronto lograrás trascender esto y volver a sentirte en paz.

Acepta tu estado, tu situación. Permite que el dolor esté ahí. Deja de poner resistencia y ríndete. Ríndete ante lo que es. Deja de luchar; relájate con plena confianza en este proceso de despertar. Suéltate de dónde estás aferrado y déjate caer con total seguridad y confianza para disolverte en la Conciencia Una, el Todo. Y experimentarás el reconocimiento de tu verdadera naturaleza. Experimentarás el Despertar. Y cada vez que tengas una conexión con tu verdadera esencia, sentirás una gran sensación de paz, de bienestar y de apertura de corazón.

Fuente: https://caminoaldespertarr.blogspot.com/2016/07/la-etapa-oscura-del-despertar.html

El desapego para recibir mejor
El desapego para recibir mejor

En anteriores post (1 y 2) tratamos la Ley de la atracción, escudriñando los obstáculos que encontramos en su aplicación práctica, para darnos cuenta de qué manera interferimos en la manifestación de nuestros deseos, cuando no incluimos el desapego en el proceso. Al final, todos ellos apuntan a la conveniencia de aprender a Vivir desde el Ser, que todos en mayor o menor nivel hemos podido experimentar a lo largo de nuestra vida.

Por otra parte, quisiera profundizar más acerca de las corrientes que parecen dejarnos el mensaje de -no desear-, como el budismo o el minimalismo respectivamente.

El budismo nos dice, “Libérate de la necesidad de tener más”. También, otros movimientos como el minimalismo apelan a reducir nuestras posesiones a lo esencial. Sobre el minimalismo hay un gran número de creencias en forma de generalizaciones, que tergiversan su mensaje, como que para ser minimalista debemos prescindir de la televisión o el coche.

Como ya hemos comentado en el post anterior, es necesario ir más allá del lenguaje, y pasar aquello que escuchamos por el filtro de nuestra propia sabiduría, ya que las mismas palabras pueden significar cosas muy distintas para unos y otros, así como distintas palabras pueden significar lo mismo.

Dicho lo anterior, no desear puede ser apropiado en un momento dado, para mejorar nuestro estado vibratorio, nuestro bienestar, en especial cuando sentimos apego en el mundo de las formas; apego por tener más, por sentirnos superiores, por llevar razón, por ver un resultado etc… En estos casos, cuando sentimos el apego, liberarnos de toda necesidad, nos ayuda a escalar en nuestro bienestar emocional. En mi opinión todo depende desde dónde surge el deseo. Si es desde el Ego, para cual aplica lo dicho, o por el contrario es un anhelo del alma.

Lo que aprendemos con esto es que debemos tener ojo y prestar atención cuando un deseo se vuelve necesidad. En estos casos, liberarse de la necesidad es equivalente a aceptar igualmente que igual que podemos conseguir lo que deseamos también estoy dispuesto a perderlo. Entonces llega un momento en que consigo estar en paz con el deseo,  la necesidad de desear se esfuma, y ya podemos seguir avanzando en el estado vibratorio para invocar, a través de la Ley de la atracción, más bienestar y la manifestación de aquello que deseamos.

Una vez más, el apego es aferrarse a un determinado resultado, es pretender controlar la Vida; es exigir que las cosas sean como uno quiere, y no lo que se corresponde con el Universo. Y esta necesidad surge porque actuamos desde nuestro ego, que se aferra a la forma para buscar su propio plan de salvación. Siempre que nos aferramos a una estrategia para salvaguardar nuestro bienestar estamos en el ego. Incluso después de ver cómo no desear mejoró nuestro bienestar, el ego podría hacernos creer que siempre que no desee podré aliviar el malestar. Entonces:

¿Por qué cuando me siento en Paz y no tengo necesidad de desear, es cuando parezco estar en mejor posición de desear?

Parece un tremendo enredo que la forma efectiva de desear, es no sentir la necesidad de desear, pero que a la vez esa sea la forma más efectiva de atraer nuestros deseos, es decir, el desapego al resultado. Pero así es el Universo, y la Ley del desapego también nos es fácil cumplirla cuando estamos Viviendo el Ser. Nuestro bienestar está por encima de que el mundo de las formas nos gobiernen, ya sean las noticias, la política, nuestra torpeza o el mal humor de otra persona.

Cuando no nos regimos por la lógica del Ego, y confiamos en algo que está más allá de nosotros mismos, es posible cultivar cada vez más nuestra ecuanimidad interna, con independencia de lo externo.

En cada instante de nuestra Vida podemos y debemos elegir la Paz interior. Así es como empezamos a fluir, somos más capaces de dirigir nuestra experiencia como realmente queremos y abordamos con les mejores garantías la fase de “Recepción” que nos indicaba “El Secreto”. Así es como surge la verdadera libertad y entramos a Vivir en abundancia.

Cuando hablamos de confianza en nosotros mismos, conviene también hacer matizaciones, para aclarar el Verdadero significado desde la perspectiva del Ser. En realidad, no es la confianza en nosotros mismos. Esto es confiar en el ego. En realidad, cuando hablamos de confiar en uno mismo, desde la perspectiva del Ser, se trata más bien de confiar en la idea de que somos merecedores de la corriente de bienestar que el Universo nos provee. Aquí reside una de las premisas principales para Vivir desde el Ser, creer que la Vida y el Universo está al cien por ciento de nuestro lado.

Aprendimos a desenvolvernos en la vida a través del pensamiento del Ego, y es desde el único pensamiento que conocemos, en unión con lo que sentimos, que podemos restituir la Paz viviendo desde nuestro Ser.

«No soy mis pensamientos, pero los uso para encontrar la Paz dentro de mí, y cuando menos sentido encuentro, más acepto el misterio que nos envuelve.»

Las limitaciones de El Secreto
Las limitaciones de El Secreto

En este post profundizamos acerca de las limitaciones de El Secreto, la famosa creación basada en la Ley espiritual de la Atracción.

Su mensaje puede chocar cuando nos indican que para conseguir atraer lo que queremos, debemos sentirnos felices.

¿Significa esto que la Ley de la atracción es sólo para personas felices?

¿Es la Ley de la atracción un medio para alcanzar mayor bienestar?

El Universo provee y bendice a todos, sin distinción.

En “El Secreto” proponen un método de tres pasos para aplicar la Ley de la atracción, como sigue:

  1. Pedir aquello que deseamos
  2. Creer en ello, sintiendo bienestar, incluso como si eso que deseas, ya lo tuvieras
  3. Recibir, manteniendo la fé y pacientemente

Para poder abordar este proceso, es necesario tomar conciencia de cómo funcionamos. Conviene observar cómo funciona nuestra mente a nivel neurológico.

Nuestros pensamientos se encuentran conectados o asociados entre sí, por medio de redes neuronales. Imaginar que eso que deseamos se ha cumplido nos hace sentir bien. Sin embargo, existen otros pensamientos asociados al deseo que pueden variar el significado puro de eso que deseo, y que están conformados por mis experiencias del pasado. Por ejemplo, si en el pasado tuviste un desengaño en una relación de pareja, aquello que empezó como amor lo asociamos a ese desengaño, lo cual resta bienestar para atraer ahora una nueva pareja. El significado del amor en este caso estaría alterado, y estaríamos condicionados y limitados debido a ello.

El objetivo en la etapa de «Creer» es llegar a -pensar sólo y exclusivamente en eso que deseamos-.

En “El Secreto” se propone la repetición de afirmaciones, las visualizaciones, el estímulo de sentimientos de gratitud y aprecio a los demás, para incrementar la corriente de bienestar en nosotros y aumentar así el grado de alineación con la energía vibratoria del Universo. Una vez que esa red neuronal se expande -es cuestión de tiempo que se manifieste aquello que deseamos-. Sin embargo, la teoría está muy bien y a la hora de la verdad el proceso no parece tan trivial.

Los pensamientos asociados al deseo, sin son negativos generan una resistencia emocional que impiden incrementar la corriente de bienestar. Por otra parte, desde el sistema de pensamiento al que estamos tan habituados, desde el ego, creemos saber, y no se concibe confiar en algo que no se entiende, y ahí interferimos en el proceso de creación.

Por tanto, en mi opinión, la Ley de atracción no funciona si no nos conocemos lo suficiente a nosotros mismos, es decir, de alguna manera obvia lo más difícil de conseguir, que es salir de la dualidad, y comprender que por quienes somos, tiene sentido pensar en términos de Unidad con aquello que queremos.

Estamos tan habituados a considerar que lo real es lo que vemos, que pasar de fuera a adentro requiere una toma de conciencia para abrirse a algo nuevo para nosotros, y sin saber muy bien lo que es, -tener una pequeña dosis de fe en ello como primer paso para experimentar la Ley de la atracción-.

Los pensamientos negativos asociados que nos restan bienestar en ocasiones pueden ser inconscientes, pero sí notamos sus efectos en nuestro cuerpo, y eso es una pista para realizar el ejercicio de profundización para confrontarlos, para aflorar dichos pensamientos desde el inconsciente.

«El proceso que se rige por la Ley de atracción está basado en crear en primer lugar aquello que deseo en mi interior»

Todo aprendizaje y trabajo con la mente para revertir la manera cómo hacemos las cosas nos saca de nuestro círculo de confort, y nuestra naturaleza mental siempre trata de ahorrar energía, por lo que se requiere perseverancia, paciencia, y disciplina para mantener el enfoque, en especial al comienzo.

«La Vida es un hermoso aprendizaje, y no se trata de soñar menos, sino soñar mejor, desde el conocimiento»

Detrás de nuestros mayores sueños están también nuestras mayores sombras, pero el camino no es dejar de soñar, ni resignarse a la mediocridad, sino profundizar en nuestra psique para trascender toda resistencia.

La pérdida del ser en el mundo de hoy
La pérdida del ser en el mundo de hoy

En este post hablaremos de la pérdida del ser en el mundo de hoy.

La pérdida del ser se siente como una sensación de vacío, como una soledad de estar separado del mundo que nos rodea. Puede llegar incluso a sentirse como una falta de sentido, y los sentimientos principales son la duda, la inquietud, la culpa, la inseguridad o incluso el temor y pánico. Dependiendo del grado de separación la molestia que sentimos es más o menos aguda. También puede relacionarse con la pérdida del poder personal.

No solemos mirar en nuestro interior y observar que pensamos y sentimos. No somos conscientes de cómo funcionamos. Creemos que la vida nos viene dada. Y hacemos cursos de desarrollo personal y terminamos creando un concepto más en la mente, sin profundizar ni ir verdaderamente al origen, a la causa. Para trascenderla se requiere trabajo a un nivel superior al actual de conciencia. Como decía Albert Einstein,

«No podemos resolver problemas usando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando los creamos»

El espíritu es la parte intangible de nosotros. Es la única dimensión de nosotros mismos que puede guiarnos, de dónde surge la voz interna siempre y cuando se mantenga la conexión mente – espíritu. Es además la puerta a la inteligencia del Universo que puede obrar milagros y valga la redundancia, que nos guía en el instante presente.

La conexión con el espíritu también es la responsable de guiar nuestras preferencias en la vida y lo que nos permite encontrar nuestro propósito.

¿qué pasa si nos dedicamos a algo que no nos gusta?

Pues que desgraciadamente sentimos la separación más a menudo, hasta poder llegar incluso a la depresión espiritual. Pero también es cierto que en los últimos tiempos, el ambiente de competencia y la incorporación de la mujer al mundo laboral, han llevado el trabajo muy arriba en la escala de valores.

Por otra parte, los medios de comunicación están pintando un mundo ahí fuera que engendra temor. Esto es devastador para la mente humana. Las crisis de todo tipo, la separación de naciones, el cambio climático, las guerras, el panorama político, el abismo de las pensiones, no hacen sino incrementar el valor de la seguridad en las personas. Esto impacta en el consumo pero más gravemente en la creatividad y en la cantidad de emprendedores generadores de empleo.

El ejemplo de las pensiones es especialmente ilustrador de cómo funciona la mente humana. Estar hablando tan frecuentemente sobre las pensiones, no es el camino para resolver un problema que lo crea la mente obsesionada del hombre con la seguridad y su futuro.

¿Acaso el miedo funciona para incrementar la tasa de natalidad?

¿Sirve de algo preocuparse tanto por el futuro?

¿Sirve el miedo y la búsqueda de seguridad por encima de todo para despertar la creatividad y la productividad del país?

¿Somos esclavos del nivel de vida que estamos llevando?

¿Elijo yo la vida que quiero llevar?

Como decía Carl Jung:

“A lo que te resistes, persiste”

Hoy en día ya es una idea muy generalizada olvidarse de emprender si tienes hijos. ¿Dónde hemos llegado para que soñar en grande sea incompatible con tener una familia? ¿No somos nosotros responsables de esto? ¿No deberíamos pensar más por nosotros mismos?

Creo que es nuestra responsabilidad la búsqueda del conocimiento que nos de algo de claridad al respecto.

El sistema de pensiones es un derecho de la constitución, pero la mente desconfiada del hombre en un sistema público en seguida sale con excusas y justificaciones. Nosotros también somos esa mente.

Pero tenemos los otros derechos, los que concede el Universo; se trata de los derechos divinos sólo existen para aquellos que deciden creer en ellos. Y estos derechos están para todos los seres vivos de La Tierra, porque somos seres divinos.

¿Cuántas vidas pasarán para hacer uso de ellos? ¿No merecería la pena al menos descubrirlos?

¿A qué quieres entregarte? ¿Acaso no tienes elección?

¿Mantener el estado del bienestar futuro te hace feliz ahora? ¿Ser feliz es incompatible con prosperar?

¿Prefieres competir o Vivir conforme a lo que eres?

Vivir desde el Ser
Vivir desde el Ser

En este post, se establece la base para vivir desde el Ser en lugar de vivir desde el ego.

Hoy día, de la misma forma que se llegó a creer que la Tierra era plana, en general creemos que no existe otra forma de vivir más que la del ego. Apuntamos a las actitudes como buenas o malas, y en base a esa creencia, ajustamos nuestra manera de reaccionar, sin que se produzcan internamente los procesos necesarios para integrar debidamente las emociones. Terminamos en muchas ocasiones por cambiar para que nos amen, reprimiendo nuestras emociones, y olvidándonos de nosotros mismos.

Solemos vivir en un mundo mental con un concepto equivocado de lo que somos y la vida misma. Vivimos desde la perspectiva del Ego, como ya hemos comentado en otros posts, tal y cómo apunta el mundo de las formas que hemos creado.

Todos encontramos una contradicción cuando utilizamos la guía de las aprendidas buenas y las malas acciones. Si no hago lo correcto o lo que se espera de mí no me querrán, pero si lo hago, siento que tampoco tendré paz porque de alguna soy yo quien me hago daño.

El cambio transformador y como debemos funcionar es dejando de pensar tanto la Vida, dejando el juicio de lo bueno y lo malo, y fluir más desde la experiencia de simplemente Vivir.

Para salir de la inseguridad, la duda, la parálisis por el análisis y actuar con seguridad, debemos empezar por la base de lo que somos. Es decir, Ser es lo primero, con todas nuestras dimensiones, tal y cómo se muestra en este gráfico:

Dimensiones del ser para entender la forma de vivir desde el ego

Somos cuerpo, mente, espíritu y emociones, y lo que suele suceder es que sólo consideramos real aquello que percibimos con nuestro sentidos, y por ende, ignoramos la parte intagible de nosotros, ignoramos nuestro interior dónde resido nuestro Espíritu.

Cuando conseguimos Vivir desde la conexión con el Espíritu, la fuente de Energía que nos creó fluye hacia a nosotros y a través de nosotros, igual que sucede en la naturaleza y a los niños en sus primeros años de vida. Ahí es cuando se recupera la Autenticidad, la creatividad, fluimos, y cuando comprobamos que desde esa forma de Vivir surgen las acciones impecables, se genera la confianza y la seguridad, que constituyen las bases del Amor. Es cuando comenzamos a Ser, siendo nosotros mismos, sin la interferencia de la mente.

Si bien creemos que evolucionamos a lo largo de la vida con la experiencia, desgraciadamente no es así. Creemos que sabemos, y hemos inventado un mundo que cada vez se aleja más de la realidad de los que somos.

Cada uno de nosotros en un ejercicio ilusorio, establece teorizaciones, modelos y simplificaciones de la realidad, motivados por encontrar nuestra propia salvación del mundo.

El enfoque desde la mente no funciona porque la percepción está condicionada por las experiencias, dejando de lado lo que sucede en el instante presente, que es dónde sucede lo que es real y donde encontramos la capacidad de respuesta desde nuestro Ser íntegro.

A través del mundo mental olvidamos nuestro mundo interior, dónde reside nuestro Espíritu, y que completa los ingredientes para actuar con responsabilidad en cada instante, en un mundo que se rige a través de la Ley del cambio y la confianza en que este nos da las respuestas en cada momento.

La vida no puede controlarse, pero la mente nos dice que sí, y creer esto, es creer que la vida está hecha para ser controlada y que nos tenemos que defender de la misma usando el intelecto. Vamos en busca del amor, como si la felicidad fuera una meta inalcanzable, cuando el amor es la energía que opera en el aquí y en el ahora, al abrirnos a la experiencia de la vida en plena presencia.

Venimos condicionados por una cultura genética hacia sistemas de pensamiento del Ego. Creemos que la realidad nos viene condicionada por el mundo externo, que la vida se nos es dada, pero es que vivimos tan inmersos en esa forma de vivir, que no estamos preparados para aceptar que la realidad que percibimos depende del sujeto que la percibe, y que por tanto, seamos los creadores de nuestra realidad porque en última instancia, la vida es interpretación.

Tenemos tan arraigada la idea de que lo único real es el mundo externo que desde esa posición no nos consideramos como creadores de nuestra la realidad, valga la redundancia, y de esa manera no aprovechamos nuestra divinidad ni la libertad de Ser lo que queremos Ser. En el siguiente gráfico se trata de impactar al respecto:

mundo interior y mundo exterior es realidad presente para entender la forma de vivir desde el ego

Tanto si eres creyente como si no, las enseñanzas desde fuentes de sabidurías pueden ayudar a aceptar las ideas interiores

Claves para mejorar el proceso creativo
Claves para mejorar el proceso creativo

A la hora de desarrollar un determinado Proyecto, es muy importante tomar conciencia de cuál es la actitud adecuada para mejorar el proceso creativo, y tomar conciencia de que con la mente separada o Ego no lo llevaremos a cabo de forma natural, disfrutando y de forma espontánea.

Conocer nuestra naturaleza creativa y las leyes que operan para mejorar el proceso creativo es fundamental para una manifestación eficiente y efectiva.

En primer lugar, y puesto que los recuerdos de como hacemos las cosas siempre surgirán, es necesario tomar conciencia de que no funcionan. Es muy frecuente que cuando arrancamos un Proyecto nos invada el afán por obtener el resultado. También es posible que revisemos las experiencias pasadas con el fin de llegar a ese resultado lo antes posible, pues apremia el resultado. Todo esto debe conducirnos a darnos cuenta de que estamos matando la creatividad que podría surgir del momento presente. Aceptar la incertidumbre del resultado, y asumir la posibilidad del fracaso es fundamental, pues su rechazo no hace más que atraer ese resultado.

«Es posible y lo natural disfrutar de nuestras creaciones desde la espontaneidad en el instante presente»

El vivir rodeados de un sistema dónde la ambición por ser el mejor y la competición están a la orden del día, es caldo de cultivo para arrancar cualquier Proyecto desde la perspectiva del Ego. Por esto, es probable que caigamos en el error de tomar la valiosa oportunidad de creación como una excusa perfecta para demostrar a los demás nuestra valía. Desde esa posición no podemos expresar todo nuestro potencial y desarrollaremos el Proyecto desde la tensión que genera defender nuestro punto de vista. El gasto de energía para llegar a un resultado es enorme y la insatisfacción está asegurada pues el resultado que obtengamos nunca será suficiente. En este punto te has convertido en el mayor obstáculo de tu Proyecto y no estarás utilizando «el tiempo», tan importante para el Sistema, de la forma más inteligente.

Todavía es posible que no sepamos que no es posible controlar la Vida, y aunque es sano y natural para nosotros desear, no podemos imponer el resultado.

Una vez tomamos conciencia de que la manera de siempre para alcanzar un resultado no es la más adecuada, podemos tratar de poner en marcha el Poder espiritual para realizar los procesos creativos desde el disfrute. Al disfrutar del proceso y centrarnos sólo y exclusivamente en el resultado deseado, arrancaremos el proceso creativo en nosotros mismos y el resultado se manifestará de la forma más eficiente y efectiva.

Pero es necesario que el Proyecto sea desarrollado desde esa otra parte de nosotros que eleve nuestra vibración para atraer el resultado. Hablamos de reconocernos dignos de crear porque somos creadores. Hablamos de gratitud y del deseo de servir amorosamente. Hablamos de tener apertura para permitir escuchar la voz interior que surge cuando estamos en el momento presente. Hablamos por supuesto de la conexión de la abundancia.  De Stephen Covey:

«Para tener, es necesario primero hacer; y para hacer es necesario primero ser» 

Si bien lo anterior parece idílico, estoy de acuerdo, pero no por ello es imposible si se pone en práctica el conocimiento y se sigue el instinto. Nada que no pongas en práctica, deberías juzgarlo.

Las primeras veces que tratemos de abordar un Proyecto desde la perspectiva del Ser, habrá situaciones que nos saquen del presente y que nos traigan situaciones que asociamos al proceso creativo, nuevamente desde la forma habitual que tiene el Ego de hacer las cosas. Es totalmente normal, y la resistencia que genera será muy fuerte. Es mejor no rechazar que eso suceda. Aceptarlo y dejarlo pasar, y persistir en el enfoque del deseo. Y lo más importante es tratar de sentirse bien para permitir que aflore la creatividad y el resultado que estamos invocando. De esta manera, los antiguos patrones perderán fuerza e irá surgiendo esa otra manera de manifestar los deseos. A nivel neurológico facilitarás la conexión de nuevas redes neuronales, y a medida que las practiques será más fácil la presencia de tu Ser con todo su potencial creativo para tus creaciones.

Exponemos un gráfico para ilustrar para sintetizar el modo de funcionamiento desde el Ser para tenerlo en cuenta a la hora de mejorar el proceso creativo:

Tabla mente conectada claves para mejorar el proceso creativo

El ego y el estrés juntos de la mano
El ego y el estrés juntos de la mano

¿Qué tiene que ver el ego y el estrés?

Este post es continuación del anterior post sobre Vivir desde el Ser. En el mismo desarrollamos la relación que tiene el ego y el estrés, y nos apoyamos de la siguiente figura para explicarlo: Bola sufrimiento el ego y el estrés
  1. La mente inconexa surge desde la necesidad de controlar la Vida, surge desde la falta de confianza en la Vida, desde el miedo. Eso hace que la percepción esté distorsionada y basada en los recuerdos de experiencias asociados al miedo. El ego busca experiencias pasadas para dar respuestas en el momento presente.
  2. En las emociones se reflejan estos pensamientos de miedo y escased.
  3. Al no haber conocimiento de lo que Somos ni de cómo funcionamos, no nos es posible reconducir la situación y acabamos atrayendo las situaciones que queríamos evitar (ley de causa y efecto).
  4. Nos sentimos frustrados. Con la frustración, si en este momento no reconocemos el código de las emociones por la desconexión con-quien-realmente-somos (de la conexión con el Espíritu), la mente sigue desconectada, pero ahora, con más ganas de extinguir la frustración, por lo tanto, la mente diseña nuestras estrategias y pensamientos
  5. Esas estrategias y pensamientos nunca nos llevarán a manifestar lo que deseamos porque nuestra percepción sigue estando distorsionada.

Y así, la bola (de sufrimiento) crece y crece, dando lugar a las heridas, a nivel del alma incluso.

Las emociones son valiosos indicadores para volver a Vivir nuevamente desde el Ser.
Es necesario conocer y tomar conciencia de la trampa en la que solemos caer. No acertar a la primera es natural en la vida, es -para aprender-, pero al no conocer lo que Somos ni observar cómo funcionamos, en lugar de sanar la mente, que es la causa de todo, llegamos a resistir nuestras emociones, y esto nos hace enfermar, porque es ir en contra de nuestra naturaleza. La Universidad de Harvard, pionera en los estudios que relacionan las enfermedades cuyo origen es mental arroja cifras escalofriantes al respecto de esto:
«Entre el 60 y el 90 % de las consultas de medicina general en el mundo occidentalizado- provienen de cuestiones derivadas de esta fase»  
Como decía nuevamente Einstein:

“No podemos resolver problemas pensando de la misma manera  que cuando los creamos”

La Ayahuasca qué es
La Ayahuasca qué es

En este post os dejo la mejor definición de la Ayahuasca que he encontrado, extraída del libro de Germán Zuluaga Ramírez, «EL APRENDIZAJE DE LAS PLANTAS EN LA SENDA DE UN CONOCIMIENTO OLVIDADO». Etnobotánica Medicinal.

Como ya es sabido, para la mayoría de los indígenas de la selva amazónica que se extiende desde Colombia hasta Bolivia, Brasil y las Guayanas, el fundamento de su medicina tradicional es el consumo del bejuco llamado yagé o ayahuasca.cubo ayahuasca retiros espirituales en benidorm sanando al ser

Mucho se ha empezado a hablar sobre esta sustancia vegetal, sus poderosos efectos psicotrópicos, su capacidad para aglutinar a la comunidad o para revelar el mundo sobrenatural, pero son muy pocas las referencias a sus efectos físicos, que son resumidos por los por los investigadores como intoxicación: vómito, sudoración, taquicardia, mareo hipotensión, fosfenos, diarrea y desmayos. Las anotaciones de cronistas, aventureros y científicos persisten en catalogar a los indios como amigos de embriagarse e intoxicarse. Sin embargo, no piensa igual el indígena.

Los inganos del Alto Caquetá y Putumayo se refieren al yagé como purgante y a la sesión de toma como purga, atribuyéndole un poderoso efecto curativo gracias a su acción limpiadora: no sólo produce diarrea, sino también vómito, sudoración, aumentos de diuresis, espermatorrea, salivación, hemorragias uterinas, descarga del hígado; efectos que se presentan según el paciente y la enfermedad que padece. Es, al contrario de la opinión occidental, una práctica desintoxicante y curativa. Suponen que el yagé tiene la capacidad de discernir dónde está el problema, para limpiar precisamente el órgano afectado. Esto explica, en parte, las diferentes acciones de una persona a otra y de una sesión a otra.

Más allá de la limpieza puramente corporal, los inganos creen que la purga está indisolublemente ligada a la acción psicotrópica que llaman pinta. Afirman que la calidad de las visiones y de los viajes espirituales dependen en gran parte del estado de salud del cuerpo, pueden ser visiones relacionadas con la enfermedad que se padece, o bien son visiones que no se presentan sino hasta cuando el individuo se ha limpiada completamente. Si el yagé es el vehículo que lleva hacia la región de los espíritus y de lo sagrado, también es el encargado de limpiar al profano para que entre con vestiduras blancas a ese mundo sobrenatural.

“Antes vivían los hombres así no más como animales, en estado silvestre, comiendo frutas de los árboles, andaban desnudos y no entendían las cosas. Entonces Dios tuvo compasión de verlos así y tiró una pepita que le cayó en la oreja a uno. El se rascó y se hurgó hasta sacarse la pepita que luego sembró; de ahí salió el yagé”

Don Roberto, informe personal, 1984

Para los inganos, el yagé es un regalo de Dios y aparece desde el principio como un don terapéutico, con la siembra de esta planta empezó una historia que, según el relato, significa cambio: de lo silvestre, de la desnudez, de la ignorancia, de la condicional animal, a un nuevo estado de entendimiento y de humanización.

chacruna retiros espirituales en valencia sanando al ser

“Yagé es la madre de todas las plantas medicinales. El espíritu del yagé cuida todos los remedios de la selva. Y los que van tomando para aprender, si se aguantan les va mostrando como en una película todas las plantas y para que sirve cada una; llega un momento en que le muestra a uno como un libro dónde está escrito todo eso. Porque nosotros no sabemos como ustedes leyendo de los libros, sino que es por medio del yagé mismo.»

Don Roberto, informe personal, 1984

El yagé es considerado como la fuente de la medicina y madre de todas las plantas medicinales, pero al mismo tiempo es la planta medicinal más poderosa; su efecto terapéutico está ligado a los conceptos de purga, entendimiento y fortaleza, tres pilares del concepto indígena de salud:

“El yagé es remedio; hay que tomarlo para purgarse. Tomando a uno se le va abriendo la inteligencia y los sentidos y uno va cogiendo fuerza y entonces vive alentado.»

Don Roberto, conversación personal, 1985

La sesión o ceremonia de la toma de yagé es llamada por lo indígenas la purga o la toma del remedio y constituye el momento espacio más importante de todo su sistema de conocimiento. Conviene aclarar de una vez por todas el significado de la ingestión de estas plantas que han sido mal llamadas alucinógenas. La alucinación se define como una distorsión patológica de las percepciones y de las facultades superiores del sistema nervioso central, ocurrida en forma desordenada, sin coherencia interna, con pérdida de las relaciones espacio-temporales, que se presenta sin dirección alguna; encontramos la alucinación como síntoma principal de la esquizofrenia y otras psicosis, o como efecto de sustancias tóxicas de origen endógeno (en la insuficiencia renal crónica, la cetoacidosis diabética, el hipertiroidismo) o de origen exógeno (intoxicación digitálica, medicamentos dopaminérgicos y sustancias psicotrópicas empeladas fuera de contextos).

brebaje ayahuasca retiros espirituales en valencia sanando al ser

La ingestión ritual de las plantas psicotrópicas en las comunidades indígenas va dirigida a producir un trance que podemos diferenciar de la simple alucinación por varias razones: el trance tiene coherencia interna, no hay pérdida de las relaciones espacio-temporales ni pérdida de la conciencia y está dirigido y controlado por un especialista mediante técnicas de gran complejidad: cantos, danzas, plantas complementarios. Sin embargo, la esencia fundamental del trance es su intención, puesto que se busca con un fin específico que, la mayoría de las veces, es terapéutico. Para obtener este efecto, es preciso cumplir una estricta preparación y consumos y consumir plantas dentro del marco ritual y sagrado que durante miles de años ha respetado el indígena.

Fuente: Libro de Germán Zuluaga Ramírez, EL APRENDIZAJE DE LAS PLANTAS EN LA SENDA DE UN CONOCIMIENTO OLVIDADO. Etnobotánica Medicinal

Si quieres saber más de la Ayahuasca, puedes consultar este post para conocer los efectos beneficiosos de la Ayahuasca según el mundo científico.

Desarrollo del propósito

Desarrollo del propósito

A continuación encontrarás todos los post relacionados con desarrollo del propósito.

La generosidad como palanca de crecimiento

La generosidad como palanca de crecimiento

Este post lo he llamado “La generosidad como palanca de crecimiento”, porque quisiera apelar a la necesidad de dar y compartir la consciencia espiritual para experimentar el conocimiento. El conocimiento es aquel que es independiente del tiempo y de la manera en que percibimos en estados normales de conciencia. El conocimiento es lo que se enseña a través de las fuentes de sabiduría, y es aquello en lo que podemos confiar por representar la verdad más elevada de nosotros mismos. El conocimiento se experimenta, y es en esos términos en los que se expresan los testimonios de personas que finalmente dieron un salto en su nivel de experiencia hacia lo divino.

Este post es para aquellos que ya han tenido experiencias de lo espiritual y están convencidos de que hay algo más allá del mundo que vemos. Sin embargo, no consiguen experimentar el conocimiento, ni encontrar respuestas a determinados hechos de nuestro mundo, tales como la muerte fortuita de un ser querido, una violación, la traición de un familiar, la enfermedad de un niño, o tener que trabajar la mayor parte de nuestra vida para finalmente morir. Qué poco sentido tiene esto último ¿no?

Como decía, muchas veces nos vemos insatisfechos con las preguntas que nos hacemos a través de los ojos con los que miramos el mundo. No nos convencen y esto genera una duda interna. En realidad, cuando un cúmulo de situaciones no comprendemos y suceden en poco tiempo, podemos llegar a la conclusión de que la vida no tiene sentido, pero debemos recordar que es sólo una interpretación que estamos haciendo, carente de verdad.

La falta de un verdadero conocimiento que explique cómo son las cosas, va generando una incomodidad interna, un anhelo, y la duda acerca de cómo son las cosas va creciendo en nuestro interior. Cuando esto sucede, no son malas noticias, al contrario, es el alma llamando a la esencia del Ser que somos. Nos volvemos más sensibles al no saber dar respuestas certeras ante lo que nos encontramos, hasta llegar incluso a pasar por una etapa que se denomina «la noche oscura del alma». Ante esta misma tesitura me encontré un día, y llegué a la siguiente conclusión:

“Cómo hablar de confianza e ignorar lo que somos”

Hay determinados hechos e injusticias a la que no encontramos un sentido. Pero sí sabemos que determinadas personas, a través de determinadas experiencias de dolor y sufrimiento, han encontrado un nuevo sentido a la vida. Recordamos por ejemplo hace algo más de un año el caso de Pablo Ráez, quien dió a conocer su historia de lucha contra la leucemia, y que dió un sentido a su vida mediante concienciar a la sociedad de la necesidad de disponer de más donantes de médula ósea. Su historia fue inspiradora y todos nos vemos reflejados en él.

La confianza no nace desde un modelo de la realidad que no se auto – sustenta en todas las ocasiones. No podemos confiar en un sistema de pensamiento que a veces es verdad y a veces no. En este sentido, tampoco podemos confiar en nuestra percepción, pues como veremos más abajo, este no es más que la extensión de los pensamientos y no sirven para objetivar las situaciones.

El Ser humano no está separado entre las diferentes individualidades que lo conforman ni está separado del resto de la materia. Somos vida, y formamos una Unidad. Nuestra naturaleza es simplemente amar, de igual manera que la función de un romero es ser un romero, o un jazmín es ser un jazmín, no un romero. El Ser humano está hecho para dar y expandir el amor, pero primero es necesario purificar nuestros sentidos porque partimos de ver sólo cuerpos separados unos de otros. Por ello es necesario trabajar el perdón, para ir más allá de la percepción de los sentidos. Nuestra naturaleza es dar a los demás.

Cuando la mente es capaz de entender que no es un cuerpo, cuando cree firmemente que somos espíritu, y aprendemos que Dios sólo sabe dar, establecemos los ingredientes para la paz interior y la abundancia. Cuando nos sentimos abundantes, somos conscientes de que lo tenemos todo, y entonces nace en nosotros la caridad y la compasión por los demás. Pero antes de llegar a este punto, es necesario romper muchas barreras y resistencias que nuestro ego interpondrá para reconocer que nosotros también formamos parte de la vida, y que en nosotros está también la misma inteligencia organizadora de la naturaleza. La vida no nos pertenece, y es por esto mismo por lo que traemos con nosotros mismos todo lo necesario para el viaje terrenal.

Pero nos es muy difícil tener certeza sobre lo que no se ve, porque hay creencias del inconsciente colectivo que son necesarias liberar; el tan archiconocido “si no lo veo, no lo creo”, por ejemplo, o lo de que para llegar a Dios hay que ser pobre o depender del sacramento de la confesión, el cual se sustenta en la culpa.

Por su parte, la falta de estudios filosóficos y humanistas, especialmente en aquellos que estudiaron carreras de cortes científicos, como es mi caso, dificultan la aproximación a la Verdad. Un experimento de física cuántica que serviría para esto mismo es el principio de incertidumbre de Heinseberg, donde se explica también en este documental de física cuántica. La física cuántica es la parte de la ciencia que está empezando a conectar todo, incluyendo lo no visible, desde el análisis del mundo microscópico.

El acercamiento que especialmente hemos tenido en el mundo moderno hacia la espiritualidad, desde la infancia, fue en general a través de la iglesia católica, y esta, en general no aclara muchas de las interpretaciones del inconsciente colectivo, las cuales muchas de ellas carecían de sentido para la gente, y por ende, hay mucha gente agnóstica que no explora otros acercamientos de lo no visible.

Algunas lecciones que son necesarias rectificar es por ejemplo, la relación de la espiritualidad con el sufrimiento, las represalias de Dios, la pobreza, la culpa o el castigo. No es cierto por ejemplo que Dios pusiera a prueba a Adán y Eva con el árbol del conocimiento, o que fuimos expulsados del paraíso por comer del fruto del árbol prohibido. O que la salvación vino con la crucifixión, implicando la idea de la culpabilidad y el sufrimiento para llegar a Dios. Esto fue un acto del hombre ante su ignorancia, por eso Jesús decía aquello de “perdónalos señor, no saben lo que hacen”. Y a los cuarenta días y cuarenta noches, Dios resucitó a su hijo Jesús entre los muertos, por lo tanto, en la muerte del cuerpo, o la creencia de que somos el cuerpo, reside en realidad la salvación del hombre.

En el significado de la imagen que observamos en el Bhagavad Gita, también podemos ver reflejado lo expuesto:

la generosidad como fuente de crecimiento sanando al ser retiros espirituales en levante

Los caballos representan los sentidos del ser humano, mientras que las riendas son los pensamientos. El carro es el cuerpo. En él hay dos personajes, el ser individual, el ego, quien es conducido, y Krisna, el Ser Supremo de la sabiduría védica, Dios mismo, el que conduce. Si no permitimos ser conducidos por Dios, por la voz de la fuente que nos creó, esa voz que resuena en nuestra alma, daremos rienda suelta a los sentidos, pues nuestra mente es inquieta y cambiante. Dependemos del cochero, de la conexión de los pensamientos (las riendas) con Dios, para aplicar el discernimiento para asegurar la mejor ruta en la vida. Sin el guía que conduzca el carro, no existe discernimiento y vamos a la deriva a través de la mente.

Para poder separar lo verdadero de lo falso es necesario dejar las riendas de nuestra vida a la música que suena en nuestro corazón, y de esa manera, seremos conducidos por la divinidad. Viviremos conforme a la nuestra naturaleza que es espíritu, más allá del nacimiento, muerte, enfermedad y vejez, que es la visión fundamental que tiene nuestro estado normal de conciencia.

Vivimos identificados con nuestros pensamientos, sin saber que no somos nuestros pensamientos. Y a pesar de que existen algunos seres humanos lúcidos que viven consagrados a que el resto despertemos, nos cuesta mucho avanzar. Y parte de este problema es porque nos auto – limitamos, queriendo ver afuera todo el rato, al querer entender a través de los sentidos. Utilizando la descripción de la imagen anterior, es como conducir el carro por parte del ser individual, el ego. Por eso es necesario dedicarnos tiempo a nosotros mismos, para aquietar la mente, estudiar sabiduría y experimentar en el instante presente, lo que somos.

“La palabra fraguada en el silencio hace Diana en el ser”

Por muchos maestros espirituales que se sigan, si luego en el día a día no queremos aplicar los métodos que conocemos para poner a prueba lo que nos dicen, no conseguirás experimentar el conocimiento.

La ciencia nos dice que para que algo sea real esta debe ser independiente del sujeto que la percibe, pero la verdad es otra mucho más elevada, tal y cómo está demostrando cada vez más la física cuántica. A nivel microscópico, y como queda demostrado en el experimento de Heinseberg ya está demostrada que la realidad es intrínsecamente subjetiva. Como es arriba es abajo, como es adentro es afuera, esto significa que si a nivel microscópico esto es así, tiene que ser también así a nivel macro. Mi opinión es que todavía no estamos preparados para aceptarlo y por ello, no lo experimentamos en la práctica, porque la creencia de que estamos separados aún es dominante.

No estamos condenados a vivir en automático en función de lo que vemos. Podemos decidir qué queremos que suceda según que situaciones. Todo está dentro de nosotros. El mundo que percibimos es una proyección de lo que está dentro de nosotros, pero este cambio de chip es muy difícil de realizar, no porque sea difícil en sí, sino porque nuestro modelo acerca del mundo choca frontalmente con esta idea. Es como cuando en la antigüedad pensaban que el sol giraba alrededor de la tierra, o que las espinacas tienen un alto contenido en hierro.

Invertir el sistema de pensamiento no es algo que pueda hacerse de la noche a la mañana, salvo en determinadas excepciones en las que sucede un salto cuántico en la conciencia de una persona. Esto es lo que sucedió a determinados maestros tales como Eckhart Tolle o Wayne Dyer. Lo habitual es tener que hacer ese cambio mediante la transcendencia de multitud de creencias que nos han hecho sentirnos seguros en nuestra existencia, la existencia del tiempo, el propósito de la vida tal y cómo lo concebimos desde el Ego etc…

Ser valiente y embarcarse en una búsqueda que dé respuestas a estas preguntas no sólo tiene sentido sino que es nuestro deber, haciendo conocido lo desconocido.

Si supiéramos que siempre existimos, en la eternidad, en un presente eterno. Dónde recordáramos que soy el que decide la experiencia que quiero tener, y la experiencia en sí. Si el miedo fuera una pesadilla que sucedió en un rápido instante, y que no existe en el ahora. Si pudiéramos apreciar nuestra existencia como lo que es, un regalo de lo divino. Si pudieramos entender que el modo que tengo de conocerme es a través de los demás, y que sólo existen por así decirlo, dos acciones posibles, disfrutar y evolucionar a través del aprendizaje que me proporciona la experiencia en el instante presente. Si pudiéramos entender que todo aquel que no experimenta amor es una oportunidad de ver la luz que hay en él para que este se re-cree. Si tuviéramos claro que nuestra función es dar amor, de la misma manera que las plantas nos dan el oxígeno que respiramos, o el cielo el agua para la vida, sería posible parar esta epidemia de confusión, estrés, y desconexión con quienes somos realmente.

Todos somos hijos de la creación, y no hay nadie que sea más o menos que otro, somos lo mismo. Somos un único Ser y no estamos separados y estamos destinados a que brote el amor alrededor nuestro, como la vida brota en perfecta armonía en la naturaleza. Pero hay algo que los seres humanos podemos hacer frente a otros seres vivos, y es negar la realidad presente.

Con la mente dual, en el estado normal de conciencia, aparece lo que consideramos como bueno o malo, aparece el juicio, y esa es la manera de rechazar la realidad, la unidad donde todo está interconectado y todo es lo mismo. No hay diferencias.

No importa si la realidad tiene que ver con tristeza o dolor, no somos quienes para negar que suceda. Es la arrogancia del hombre la que se cree que puede ser selectivo con la realidad que le toca vivir. Lo único que hace la vida es invitarte a aprender para que puedas ser feliz, y esto es algo que nunca puedes perder.

Ciertamente, adentrarse en la espiritualidad supone un cambio en la forma de vivir de ciento ochenta grados, pero estamos juntos en esto, y cada vez somos más los que lo entendemos, y hacemos uso de nuestro poder para hacer un mundo más respetuoso con el medio ambiente, con los animales y con el prójimo, es decir, con toda la creación. Cuando mantenemos en nuestra mente la conciencia lo que es realmente la vida, un milagro y un regalo del Cielo, cuando vivimos en la presencia de Dios.

Nada que no entendamos desde la óptica de lo mundano, no puede explicarse porque no es real. Todos somos inocentes y nuestra salvación es ser descubrir la luz que somos para revelarla ante los demás. Mientras percibamos otra cosa que no sea luz en los demás, necesitamos seguir sanando, y la manera de hacerlo es purificando la percepción, con el perdón.

Somos amor, y quien no refleje eso que somos, está pidiendo amor, necesita reconocerse. Todo lo que podemos hacer es recordar lo que somos sirviendo de inspiración a través de nuestro ejemplo. Entonces, a estas alturas te pregunto:

¿Quieres llevar razón o quieres la paz?

¿Quieres llevar razón o quieres perdonar?

Perdonar no significa perdonar a otro. Perdonar es ver más allá de una interpretación. Es comprender el error que tenemos de sentirnos incompletos y separados, reconocerse uno mismo como lo que Es, y desarrollar la compasión por los demás. Es en este sentido por lo que con este post hago un -llamamiento especial a la generosidad-, ser generosos para ver la luz en los demás, y dejar de alimentar a la humanidad con pensamientos de culpa, castigo, odio y separación. En su lugar, responsabilidad, compasión, solidaridad, colaboración, logro, superación e inspiración.

Encuentra tu camino a través del despertar

Encuentra tu camino a través del despertar

En la vida lidiamos con una serie de herramientas aprendidas para nuestro buen caminar, y tratamos de utilizarlas de la mejor manera que sabemos para tomar las mejores decisiones en cada momento. Ya he hablado en muchas ocasiones de que lo que en la sociedad de hoy nos falta es la orientación al interior. Encuentra tu camino, pero no trates de hacerlo a través del intelecto ya que este no surge como resultado de un cálculo, no surge desde la parte racional.

Estamos tan inmersos en el mundo mental del Ego que nos olvidamos que existe esa otra parte de nosotros que tiene más que ver con escuchar la voz de nuestro Ser (del alma), y que es esencial para conducir nuestra vida hacia la paz y la armonía con la vida. Llega un momento en que el modelo de la realidad del Ego se agota, y desde la necesidad de una alternativa surge la posibilidad de la visión espiritual, la que considera un yo esencial y puro, en sustitución del personaje creado a lo largo de nuestra vida, en respuesta a las propuestas externas sobre cómo vivir nuestra vida.

Tratando de decidir por ejemplo a qué nos queremos dedicar, queriendo tener claridad desde un ejercicio meramente mental y esperando la certidumbre,  no es el camino.

Valga la redundancia, para el buen devenir en la vida, para despertar el sueño en el que vive nuestra sociedad, debemos entrar en contacto con nuestro mundo interior para escuchar la voz de nuestro alma.

Lo que se llega a descubrir cuando entramos en contacto con nuestro mundo interior, es, por un lado, aceptar que no todo está en nuestras manos, y que somos parte de una inteligencia superior; por otro, que esta inteligencia superior siempre vela por nuestra felicidad y bienestar, a medida en que nos permitimos ser guiados por la misma.

A raíz de asumir lo anterior, y crecer nuestra confianza en esa fuente de energía organizadora, decidimos dar un paso atrás para escuchar lo que esta nos dice. Ya somos capaces de encarar con otra actitud, por ejemplo, el camino hacia encontrar nuestro camino, y aguardar en paz la próxima señal. Sabiendo esto, sabiendo de dónde viene y todas las bendiciones que se reciben de aquel que nos creó, podemos llenarnos de confianza respecto del futuro y agradecimiento por los aprendizajes del pasado, encontrando la felicidad en el presente por el simple hecho de existir y formar parte de un todo.

La vida no necesita ser calculada a cada paso. No está para ser controlada. Ni si quiera para descubrir su origen ni para desvelar el misterio que nos envuelve. Simplemente se nos pide vivirla plenamente y descubrir nuestro poder ante tantas tentaciones externas que tratan de despistarnos.

Por difícil que nos parezca verlo, todo lo que vivimos es una proyección de nuestro mundo interior, y se trata también del mundo interior de la humanidad, pues no estamos separados y somos un único Ser con una misma mente.

Nuestra función es regenerar la Unidad desde la individualidad, es decir, el cambio comienza desde cada uno, transformándonos a cada instante mediante nuestra apertura, a todas las emociones que son aprendizajes que debemos vivir para ir encontrando nuestra verdadera esencia, sólo Amor.

Son las experiencias del alma las que permiten creer en una nueva dimensión de la realidad, en una nueva conciencia para afrontar la vida que nada tiene que ver con el mundo que se percibe. El poder de la mente es ilimitado pero se limita a sí misma por la percepción del mundo. En la medida en que confiamos en una Verdad más allá de la realidad percibida, es posible alcanzar la liberación de la esclavitud de la mente, haciéndose posible la libertad de pensamiento ante cualquier situación que nos depara la vida.

En el camino hasta conseguir esto, hasta la etapa inicial del despertar, hay numerosas pruebas hasta poder abandonar definitivamente el mundo del Ego. Para los que quieran profundizar en cómo es la etapa de transición, en este artículo pueden ampliar información al respecto.

El estado del alma determina la salud

El estado del alma determina la salud

En este post se habla de «El estado del alma determina la salud».

El alma es la parte eterna de nosotros, y cuando vivimos alineados con los deseo y propósitos de nuestro alma, estamos siendo completamente nosotros. Vivir desde el Ser, ser nosotros mismos y vivir conforme dicta el «alma», es la misma cosa.

Espero que os resulte interesante. Aquí os dejo el link

 

Resolución de problemas

Resolución de problemas

A continuación encontrarás todos los post relacionados con resolución de problemas

Deja de aprender…

Deja de aprender…

Deja de aprender

Lo que te voy a contar en este post lo descubrí después de muchos años encerrado.

Sí encerrado en mi intelecto.

En el colegio nos enseñan a memorizar, a leer y estudiar mucho para superar exámenes.

Y así mismo pretendemos solucionar nuestros problemas y despertar, aprendiendo cómo se hace.

Nos pasamos media vida viendo vídeos de Youtube, leyendo muchos libros, de diferentes fuentes, yendo a charlas y seminarios, y conforme la búsqueda es mayor, más incansable es nuestra actividad.

Cada vez estamos más saturados y estresados.

Lo que sucede es que la mayor parte de las enseñanzas que encontramos en el mundo siguen siendo duales, porque en general se va con la idea de no producir rechazo. Ahora verás a qué me refiero…

Nuestro piloto automático de aprendizaje siempre surge, y eso hace que utilicemos el pasado, lo conocido para que mediante comparaciones y asociaciones encaje una nueva información.

Este aprendizaje se lleva cabo con la mente analítica, y la raíz de esta es el miedo.

La mente analítica nos sirve para el mundo artificial que hemos construido, pero no nos sirve para volver a nuestra esencia, para el autoconocimiento.

Para esto se requieren cumplir determinadas condiciones.

No puede haber un encuentro con el verdadero Ser eligiendo como medio un sistema basado en el miedo. Porque en el miedo ya está implícita la decisión de no encontrar.

Recurrimos al tiempo, a la experiencia pasada porque no creemos que todo lo necesario vaya a estar en el momento presente.

Existe una ley espiritual que se denomina «principio de correspondencia». Aquella que te dice como es arriba es abajo, como es adentro es afuera.

Para este caso, la condición del Ser debe cumplirse para ser experimentada, o mejor dicho, no puede conocer a tu Ser con miedo.

Por ende, de cara a tener experiencias espirituales, para aprender aquello que no se ve, se necesita un cambio de chip, un switch.

Recuperar la capacidad de sorprendernos, aproximándonos al conocimiento de lo que no vemos desde la fe inocente de un niño.

Necesitamos cambiar la forma en como «aprendemos». Y observar, como decía antes, nuestras defensas, auto-observarnos y traspasar el miedo.

Por eso yo siempre digo que hay un aspecto que siempre queda por encima del aprendizaje: la auto-observación.

De acuerdo a Un Curso de Milagros:

“Lo que la percepción ve y oye parece real porque solo admite en la conciencia aquello que concuerda con los deseos del perceptor.”

Por tanto, se requiere la apertura necesaria para que LA PERFECCIÓN pueda ser hecha en nosotros. Para cambiar esos deseos a fin de que podamos aprender la verdad.

Bajar nuestras defensas con una decisión firme de querer VER, es decir, con voluntad, y con la HONESTIDAD de que en realidad no se sabe.

Porque cuando no estamos dispuestos a desechar lo viejo, yendo con esa APERTURA, pretendemos enseñar nosotros a la vida. Ella es la MAESTRA, no nosotros.

Pero no nos damos cuenta de esto. Porque seguimos viviendo en la mentira de que “tienes que hacerte a ti mismo”*.

No reconocemos que siempre existe algo que nos transciende, que rompe nuestros esquemas (siempre para bien), y que no podemos conocerlo si no hay RESPETO de nuestra parte.

Porque a pesar de que nuestra vida sea un enredo (lo reconozcamos o no) creemos que sabemos.

Por eso entre las condiciones que se deben cumplir antes en la aproximación al conocimiento se requiere HUMILDAD.

DEVOCIÓN por eso que está más allá entre el SILENCIO del momento.

Sumergirnos en ese SILENCIO es lo que verdaderamente enseña.

Lo demás son programas y actualizaciones de estos programas que siempre se quedan fuera de la experiencia que buscamos.

Por eso digo que dejemos de aprender, para que pongamos el miedo en cuarentena para que podamos experimentar.

Porque cuando experimentamos, cuando estamos en contacto con la vida, ahí si hay un verdadero aprendizaje, el aprendizaje del corazón. 

Este se basa en la aceptación de que ya todo es perfecto, no hay nada que demostrar, buscar o perseguir, arreglar o solucionar. No depende de lo que vaya a pasar.

Así que te invito a que pongas la intención en ello, y para reforzar tu compromiso, si lo sientes, déjame un comentario en el post.

Como siempre, gracias por tu tiempo.

* A propósito de esto, recordé que esa es la mejor enseñanza de los discursos de Sr. Schwarzenegger. Aquí os dejo un enlace.

Si el coaching y el desarrollo personal no te dan resultado, lee esto…

Si el coaching y el desarrollo personal no te dan resultado, lee esto…

post_Integracion-psicoterapeutica-servicios-sanando-al-ser

Hoy en día la disciplina del coaching se ha hecho muy popular. Esta nace de la necesidad de mostrar al coachee nuevas opciones para mejorar, para resolver un problema.

Sin embargo, muchas vertientes del coaching no reconocen la naturaleza espiritual de los seres humanos, y por tanto, no tratan la causa raiz de los problemas.

Todo obedece a lo que creemos, eso ya es archiconocido. Si cambiamos al nivel de las creencias puntualmente podemos conseguir un cambio puntual, pero rápidamente volveremos a lo mismo de siempre, porque nuestro entorno y las relaciones que mantenemos con los demás generan una inercia en él yo de toda la vida.

El yo de toda la vida se rige por los valores, que es de donde surgen las creencias. Los valores dominantes que albergamos se situan en el reino del inconsciente. Aquí se encuentra la «verdad» para nosotros, y de aquí provienen todas las creencias que dan lugar a la percepción que tenemos del mundo.

Por tanto, si no consigues que los cambios perduren aquí tienes el motivo: necesitas cambiar tu verdad interna, si no quieres volver a tener las mismas dificultades.

Pero este cambio no puede realizarse si no se sabe o no se reconoce quién efectúa este cambio. Esta es la función del espíritu.

El cambio efectuado con el espíritu si permanece, porque la vida tiene como objetivo avanzar romper con los valores mundanos y artificiales para volver a la raices esenciales del nuestro Ser. 

Ahí es donde se encuentra la Fuente de paz, salud, abundancia y dicha, permitiendo que los que verdaderamente somos sea expresado.

La evolución del Ser es lo que nos permite la verdadera madurez, para convertirnos en personas más ecuánimes, estables y fuertes ante los avatares de la vida. Es lo que nos permite confiar en nosotros mismos, al depositar nuestra confianza en aquello que si es confiable.

Cuando nuestros valores obedecen a otra verdad distinta de lo que realmente somos, obviamente fracasamos y nos duele. Y sufrimos mientras no sabemos cómo funciona.

Podemos observar como a la hora de aplicar lo aprendido en una sesión de coaching siempre encontramos esa voz que boicotea nuestro plan para mejorar.

Las limitaciones que encontramos no vienen tanto de nuestra falta de capacidades ni de cosas que podamos entrenar, sino de los pensamientos del ego basados en una conciencia de miedo y escasez.

Desde el nivel consciente sólo podemos elegir realizar el cambio de nuestra «verdad» a nivel inconsciente.

Resulta pertinente recordar la Ley espiritual del orden, la cual nos indica que el orden natural es primero Ser, para luego Hacer, y después Tener. Sin coherencia mental, nuestras emociones son incoherentes, y así nuestras palabras y acciones.

La integración psicoterapeutica, por su parte, conlleva al principio la incomodidad del cambio, porque requiere deshacer el camino andado. Esto significa enfrentarse a los miedos y a la culpa que generaron ciertas ideas erróneas alejadas de nuestra verdadera identidad.

Pero con la comprensión de cómo funciona puede comprenderse que el precio que se paga por el cambio es conseguir aquello incomparable con lo que realmente es nada.

Al principio crees que sacrificas seguridad, pero luego te das cuentas que esa seguridad es ilusoria, y que la verdadera seguridad nace de la confianza en quien realmente eres. 

Cuando experimentas lo anterior comienza a construirse la confianza porque ya conoces la alternativa que tienes que usar para sentir que nunca puedes estar desprovisto de lo que necesitas.

Desde la conciencia de ego, nuestra visión está puesta afuera de nosotros. Así, no podemos generar el cambio en la experiencia porque esta se realiza a partir de un cambio en nuestra conciencia. Es como tratar de que la materia cambie nuestro estado interno, y  es justo al revés. Así, todo lo que anhelamos, al caer en la trampa del ego, lo usamos para creer aun más en la carencia, y por ello se dice que la percepción es una cárcel y no se puede salir de ella sin ayuda.

Si observamos bien, a la hora de plantearnos un objetivo, surgirán dificultades relacionadas no tanto con aquello que se puede aprender con más o menos práctica, sino con el ruido mental que surgirá desde la perspectiva en que nuestro ego. Cuando el ego actúa por su cuenta, no puede haber sino desconfianza, porque el ego no sabe nada. 

Si te ha gustado este post puedes compartirlo, o tienes dudas, puedes dejarme un comentario 🙂

ZONA DE COMENTARIOS

Política de comentarios

Por favor, respeta las siguientes normas o tu mensaje no será publicado:

  • Expresa tu opinión sin insultar a nadie
  • Utiliza mayúsculas, minúsculas y signos de puntuación
  • Separa los párrafos con retornos de carro
  • Cuida la gramática y la ortografía
  • Usa tu nombre personal, no el de tu negocio
  • No incluyas enlaces que no estén relacionados con la conversación

De verdad, ¡MUCHAS GRACIAS!

mini_Ricardo-Muñoz-Rodriguez-bienvenido-a-sanando-al-ser-somos-libres (2)

Me llamo Ricardo Muñoz Rodríguez. Hace tres años, cansado de sacrificarme toda mi vida, dejé mi profesión de ingeniero industrial para recordar cómo volver a vivir. Me sentía triste y perdido. A día de hoy creo que no hay tiempo más valioso que el que dedicamos para encontrar y vivir en la verdad de los que somos.

Si quieres saber más sobre mí te invito a que conozcas mi historia.

Requisitos para el cambio: el conocimiento

Requisitos para el cambio: el conocimiento

Por mi experiencia personal, a la hora de diseñar la vida que uno desea siempre nos encontramos con los límites que nos impone nuestro Ego. Según esto, vivir desde el Ser que somos debería ser una prioridad, pues es la única alternativa que podemos elegir de forma consciente.

Vivimos en una sociedad enferma por nuestra mente, muchas veces desubicados y con motivo, pues no vivimos conforme a nuestra verdadera naturaleza. Nuestra verdadera naturaleza sólo puede ser encontrada si reconocemos nuestra parte espiritual. El día que descubrí esto mismo, fue como encontrar la pieza del puzzle que siempre me faltó.

Como ya hemos comentado en otros posts, nuestra mente desconectada es como una jauría de monos pidiendo la palabra… y no es preciso profundizar en cómo nos va cuando perdemos la quietud mental. Falta de concentración y creatividad, escasa memoria, sensación de vacío, estrés, son sólo alguno de los efectos que se experimentan.

Vivir desde el Ser requiere valentía, perseverancia y constancia. Estamos rodeados de un sistema lleno de tentaciones, y que los que estamos en el camino de la transformación, todavía encontramos confusión y nos vemos tentados a mantener el modo de vida que nos impone nuestro Ego. No funciona.

O estás en la Verdad, o estás en la mentira. Todo depende del guía elegido.

El “debo controlar lo que me sucede”, va en contra del Universo, y no podemos elegir el camino de en medio. Como citaba George Bernard Shawe:

“El hombre razonable se adapta al mundo; el irrazonable persiste en intentar adaptar el mundo a él. Por consiguiente, todo progreso depende del hombre irrazonable.” 

Cada día soy más consciente de que en última instancia nuestras decisiones o nos acercan a la Verdad, dónde encontramos la felicidad, o a algo distinto fruto de la ilusión. Esta ilusión se origina en nuestro mundo mental que nos limita conseguir aquello que anhelamos, en una rueda incesante de estrés, preocupaciones, miedos, culpas y más sufrimiento del innecesario.

Y esto sucede porque -nos falta conocimiento sobre cuestiones trascendentales del Ser Humano-, y que creemos que vienen determinadas por algo o alguien más allá, dejándonos en el inmovilismo y resignación acerca de nuestra circunstancia.

Biológicamente ya ha quedado demostrado a través de la neurociencia la plasticidad del cerebro humano.

La plasticidad es la capacidad del sistema nervioso para cambiar su estructura y su funcionamiento a lo largo de su vida.

Sólo es posible descubrir nuestra capacidad de reinvención cuando profundizamos en estas cuestiones, y divisamos desde la otra orilla por donde solemos transitar, tomando conciencia de que en realidad somos los únicos que nos auto-limitamos, por ejemplo, siendo conscientes de la cantidad de situaciones que imaginamos que nos hacen daño, y que nunca dejaron de estar sólo en nuestra mente.

Cuando observas que la mayoría de las situaciones problemáticas son creadas por nuestra mente, te das cuenta del poco sentido que tiene tomarse la vida tan enserio.

¿Alguna vez te has sentido traicionado o decepcionado por alguien, y al cabo de unas horas te das cuenta que aquello solo estuvo en tu imaginación… que nunca existió ninguna mala intención por parte de otra persona?

¿Alguna vez imaginaste situaciones para las cuales tenías que prepararte, y acabó siendo inútil porque nunca se dieron?

A través de la auto-observación podemos ir entrenándonos para no caer en las trampas de nuestra mente, que siempre busca la seguridad y la permanencia de las cosas. Dándonos cuenta de nuestros errores, y conociendo mejor nuestra naturaleza a través de los textos de sabidurías, podemos darnos permiso para confiar en que en verdad existe otra manera de vivir desde la que podemos permitirnos simplemente Ser, sin tratar de controlarlo todo y creyendo en que debemos enfrentar a la vida.

Si somos conscientes de que todo lo creamos nosotros mismos, podemos asumir la responsabilidad y recuperamos nuestro poder fruto del conocimiento.

Nuevamente recordamos en la siguiente tabla las diferencias entre Vivir desde el Ser o Vivir desde el Ego:

Creer que el sentido de nuestra vida viene determinado con un ente más allá, puede hacernos llegar a la conclusión de que “mi vida no tiene sentido”.

¿De dónde nos viene esto? ¿Lo he elegido yo conscientemente? ¿Puedo desprenderme de esta creencia? ¿Qué sucedería si lo hiciera?

Qué pasaría si me preguntara,

¿qué es lo que no tiene sentido? ¿Quién le da sentido a mi vida? ¿Tengo yo algo que ver al respecto?

Afortunadamente nuestros ancestros, así como heredamos de ellos una cultura errada, derivadas de las concepciones de la metafísica, también hubo sabios que consagraron su vida a la búsqueda de una Verdad. No sé qué sería del mundo sin la contribución de estos pensadores. Siento un gran respeto y admiración por todas estas personalidades a los que me refiero como sabios.

Hoy día, las ideas que se desprenden de la espiritualidad está empezando a ser comprobadas por la ciencia, por la física cuántica, y también es destacable la coincidencia, cada una con su cosmovisión particular, de la diferentes fuentes de sabiduría. Un Curso de Milagros, sabiduría maya, sabiduría celta, sabidurías orientales, advaita vedanta, bhagavad gita, cábala… todas coinciden y apuntan a la existencia de un mundo interior en el ser humano que rige nuestra existencia, la no – dualidad, la Unidad que somos, pero ahora no entraremos en eso. Ya habrá tiempo.

Desde mi punto de vista, lo transformador es reconocer e integrar nuestra naturaleza espiritual, pues de esta forma tenemos una guía que nos permite estar en el mundo con una visión corregida.

El mundo no es una lucha por la supervivencia. Por el simple hecho de estar vivos, estamos bendecidos y liberados de todos nuestros pecados, de nuestro pasado, por el Universo, Dios, o lo que sea que todo-lo-creo, llámalo como quieras.

El nuevo paradigma contempla necesariamente ir más allá de lo que veo. Lo que pienso es lo que veo, lo que veo es lo que percibo, pero si la mente que piensa se encuentra desconectada de la guía que proporciona el espíritu, entonces la percepción reafirma el pensamiento y es imposible avanzar.

«Ver más allá de la realidad aparente es imprescindible para la expansión del espíritu»

Pero deambulamos por la vida tan condicionados que no nos paramos a pensar por nosotros mismos acerca de nuestra función particular. En su lugar, solemos identificarnos con lo que tenemos o hacemos, o con los estereotipos prestablecidos…  y creemos que elegir entre ellos es libertad, cuando en realidad es una condena a nosotros mismos, porque en realidad hacemos eso para buscar aceptación y amor en los demás, alejándonos así de la verdad y la fuente que se encuentra en nosotros mismos.

Salir del marco prestablecido y ser uno mismo, conlleva un precio inicial, pero a la larga, lo que nuestra autenticidad puede llegar a despertar en los demás será mucho mejor negocio que vivir una vida elegida por otros.

Resulta difícil comenzar a andar en la senda de la incertidumbre, y si esperamos a ver para creer, nunca avanzaremos hacia una vida de paz y alegría con nosotros mismos. De Sean Stephenson  recogemos la siguiente cita:

«No es ver y creer, sino creer para ver»

Según la teoría psicológica de Maslow, tras cubrir las necesidades fisiológicas, el siguiente paso en la escala es tener seguridad. Para mí esto contradice lo comentado hasta ahora, y tampoco estoy de acuerdo con que la realización personal sea lo que se consigue la final de nuestra vida. En mi opinión, la pirámide la dibujaría como sigue:

Piramide sanando al ser más allá del ego

La Ley espiritual de comienzos y fines también corrobora lo anterior. No es posible una realización personal futura si desde hoy no te sientes realizado, no te sientes en dicha, y la visión espiritual abre paso a esto mismo.

Cuando nos fijamos metas centrándonos en el resultado, desde la seguridad que quiere el Ego, nos centramos inevitablemente en la ausencia del resultado, y en todo aquello que nos queda por hacer. Es mucho más efectivo hacer por hacer, para salir de la dualidad, poniéndo el destino en manos de lo que está más allá de nosotros, para salir de la dualidad que boicotea los resultados. Es hora del desapego.

Viajes espirituales con Ayahuasca para la resolución de problemas

Viajes espirituales con Ayahuasca para la resolución de problemas

En este post hablo sobre los viajes espirituales con Ayahuasca para la resolución de problemas.

La vida se rige por una serie de leyes espirituales, y una de estas es la Ley de causa y efecto.

Lo que percibimos en el mundo externo o mundo de las formas es el efecto de lo que está dentro de nosotros

En nuestro estado normal de conciencia, en nuestro día a día, no tenemos acceso a la información de nuestro inconsciente, y no es fácil aflorar su contenido.

La clave de la Ayahuasca es que permite la comprensión de los hechos que vivimos durante la toma gracias a los estados expandidos de consciencia, dónde el inconsciente se nos revela y podemos tener la claridad que estamos necesitando para saber qué decisiones son las que debo tomar para el buen camino en la vida.

Lo que nos suele suceder es sencillo. Al igual que sucedía cuando se pensaba que la tierra era plana, mantenemos la creencia de que nuestra realidad es independiente del sujeto que la percibe. Como se ha explicado, y como la física cuántica ya ha demostrado, -la realidad que percibimos no es independiente del sujeto que la percibe-.

Ignorar o no reconocer nuestro mundo interior nos impide encontrar la causa para cambiar la realidad que no nos gusta.

Como pensamos que lo único que existe es un mundo externo y que es independiente de nosotros, buscamos cambiar nuestra realidad ahí fuera. Esta falta de conocimiento nos lleva a ser ineficaces en nuestro buen caminar por la vida.

La Ayahuasca es uno de los Enteógenos que nos ofrece la posibilidad de experimentar la revelación de nuestro inconsciente, y comprobar la Ley de causa y efecto, y este será un valioso aprendizaje que podremos llevar a nuestro día a día para desenvolvernos mucho mejor.

Otra de las leyes espirituales es la Ley de correspondencia entre medios y fines, que es la que nos permite, junto con la Ley del desapego, aplicar la Ley de la atracción con las mejores garantías. Para llegar a manifestar aquello que queremos en nuestra vida, primero hay que ser y luego hacer. Puede parecer complicado su funcionamiento (Ley de la atracción), el tener que transformar nuestro Ser, dados los condicionamientos tan fuertes que tenemos con nuestro Ego.

Una de las claves que solemos pasar por alto para superar nuestros obstáculos es la aceptación de todas las emociones resentidas. Es la manera de transformar el Ser, y de que para conducirnos a un determinado objetivo podamos trascender los sentimientos limitantes por emociones positivas como la gratitud y vibrar en la abundancia.

La vida es aceptación, tanto de aquello que nos gusta como lo que no nos gusta. Cuando hay rechazo a sentir las emociones que nos corresponden para nuestro aprendizaje, la vida atrae las personas, situaciones y circunstancias, cada vez con mayor intensidad, para volver a sentirlas y transformarnos. Al igual que la naturaleza, el Ser humano también tiende a regenerarse, y así es como funciona.

“Todo lo que nos sucede es un reflejo de  cómo nos sentimos por dentro, es un reflejo de nuestro inconsciente.”

La Ayahuasca también puede ayudarnos en este cometido, nos pone en contacto con experiencias que permitan soltar las emociones resentidas, y nos libera de su esclavitud.

El rechazo puede ser consciente o inconsciente, y es la principal motivación que tiene el ego. Cuando tomamos Ayahuasca podemos ver más allá de las experiencias que nos producen rechazo, y trascender de esta manera las limitaciones, pudiendo empezar a disfrutar en las situaciones o ambientes causantes de nuestra neurosis.

Llegados a este punto, uno puede empezar a intuir que la diferencia entre sentirnos muy desgraciados o considerar la vida como algo mágico con un funcionamiento perfecto, según nuestro nivel de conocimiento sobre lo-que-realmente-somos.

Desde esta perspectiva, aquello que calificamos como malo puede que no tenga nada de malo.

Sea por lo que sea, en la actualidad, no son los sabios los que están al mando de enseñarnos como es que tenemos que vivir.

Con este post recordamos que el mundo que percibimos es una proyección de nuestro mundo interior. También, que la manera de transformarnos y eliminar los obstáculos para llegar a los sueños es aplicando la Ley de la atracción, y en la regeneración del Ser, aceptar las emociones, sin poner resistencia. De esta manera, podremos resolver los problemas más fácilmente, al buscar las causas de los mismos en el lugar adecuado, -nuestro interior-, y encaminar nuestra vida mucho mejor aplicando la no – resistencia y el desapego.

Investigación sobre Ayahuasca

Investigación sobre Ayahuasca

En este post hablo sobre la necesidad de investigación sobre Ayahuasca para la sanación del Ser.

Hoy en día la Ayahuasca, o Yagé, como también es conocido por los pueblos indígenas de la selva amazónica, está empezando a ser muy popular, y esto es debido al extraordinario potencial terapéutico que muchas personas que lo han probado han podido experimentar, entre las que me incluyo.

En la actualidad existen determinadas patologías como la depresión o la adicción a la cocaína sin un tratamiento efectivo para su cura; sin embargo, tal y como se desprende de la entrevista realizada a Jordi Riba, a través de ciertos psicodélicos como la Ayahuasca, se reconocen casos de curación que hace que merezca la pena su investigación de la mano de la medicina occidental.

En su entrevista también se menciona el caso de personas que padecen estrés postraumático, como excombatientes de los EE.UU. en Afganistán o Irak, a quienes hasta nada les había funcionada hasta ese momento.

Jordi Riba es un farmacólogo catalán y referente mundial en la investigación de la Ayahuasca,  y acaba de ser incluido por la revista norteamericana Rolling Stone en la lista de las 25 personas más influyentes en el futuro de la ciencia. Pero la Ayahuasca también puede estar indicada para enfermedades mucho más comunes que afectan hoy en día a millones de personas en todo el mundo, como el estrés o la ansiedad. Según la OMS, -el estrés, la ansiedad, junto con la depresión constituyen ya el 12 % del total de enfermedades mundiales-, siendo más significativas en las ciudades y países más avanzados a consecuencia del estilo de vida acelerado. Según la OMS, entre un 35 y un 50% de las personas que padecen alguno de estos trastornos no han sido diagnosticados ni tratados.

La Ayahuasca es un Enteógeno que actúa con inteligencia, a un nivel holístico, viendo todas las dimensiones al Ser humano, incluida la dimensión espiritual. Por su parte, la medicina tradicional presta atención especialmente a la dimensión física, pero la psique del Ser humano lleva implícitos otros misterios que sólo pueden ser abordados desde una perspectiva más amplia acerca de lo que Somos.

Muchos más problemas de salud de lo que pensamos vienen originados por nuestra forma de pensar y de vivir, en especial en el mundo occidental, donde a pesar de contar con más y mejores medios y comodidades somos más infelices.

En lo referente a la mente, aquellas enfermedades que surgen de la manera de pensar, solo pueden ser resueltas por la persona que la padece, que es quien mejor puede conocer lo que sucede. Sin embargo, pero quién no se sabe esclavo de su propia mente, difícilmente puede curarse, y ahí es dónde la Ayahuasca puede jugar un papel crucial en su sanación. Además, cuando un problema de esta naturaleza persiste en el tiempo, pueden surgir secuelas en la persona que dificultan más la recuperación.

Cuando a través de ansiolíticos y otros fármacos, o en general, anulamos nuestro sentir, con el tiempo, podemos desconectarnos de nuestras emociones, que son la guía para restituir pensamiento del Ser, que es la permite un pensamiento sano para la persona.

Es el pensamiento que es propio de la persona y por tanto está más alineado con su naturaleza particular. Habrá casos en que pueda ser conveniente el consumo de estos fármacos, prescritos por un médico, pero hoy en día es alarmante el número de casos en que no está para nada justificado, y crean más perjuicios a largo plazo de lo que nos pensamos. Escuchar lo que nuestro Ser nos trata de decir con las emociones que sentimos, constituye una salida temprana y eficaz para resolver este tipo de patologías, pero la falta de tiempo y consciencia espiritual no ayudan en este cometido. Conocerse a sí mismo y reconocer todas las dimensiones de la naturaleza humana, incluida la espiritual, es fundamental para el buen caminar.

La forma en como construimos el pensamiento puede estar condicionado por experiencias y emociones que se provocaron con determinadas personas, ambientes o situaciones en nuestra vida, que limitan nuestra atención; desde perspectivas, por ejemplo, de miedo o inseguridad, hasta simplemente no seguir nuestra guía interna para permitir nuestra realización personal. Dichas experiencias o ambientes en nuestra vida se denominan improntas, y se caracterizan por la gran intensidad con que se forjaron en nuestra mente. Ser consciente de estas improntas, es conocernos a nosotros mismos, y aceptarlas, es el primer paso para restituir el pensamiento de nuestro verdadero Ser, que nos lleva a la senda de la salud y el bienestar en nuestra vida.

Afortunadamente, aunque no es posible cambiar las cosas que nos sucedieron en la vida, si es posible cambiar el significado que le dimos a las cosas que nos suceden en la vida, es decir, podemos cambiar la percepción que tenemos de las mismas. Sin embargo, de la misma manera que por ejemplo los ansiolíticos guardan su sentido en determinados casos para permitir el inicio de la recuperación de la persona por sí sola, la Ayahuasca también puede ser la solución para determinados casos como los mencionados anteriormente de adicciones muy avanzadas, o el estrés postraumático.

No pueden descartarse soluciones que son determinantes en la curación de determinadas patologías que a día de hoy no tienen solución en la medicina occidental. En mi opinión, la Ayahuasca, a través de los estados expandidos de conciencia, es capaz de  generar experiencias suficientemente intensas como para producir el cambio de percepción clave, en forma de nuevo aprendizaje que dote a la persona de un nuevo sentido.

En general, la eficacia de lo que se persigue al tomar Ayahuasca es mayor cuanto mayor es la predisposición y apertura al cambio, y la coherencia mantenida con lo aprendido a posteriori. Sucede que, si bien tras tomar Ayahuasca, sus beneficios se ven extendidos en los días y semanas posteriores, la química asociada al anterior sistema de pensamiento trata de restablecerse, y si esto sucede, la persona puede tener una recaída. En mi opinión, una fase de preparación y seguimiento posterior completaría el proceso, por los especialistas indicados en relación a la patología del paciente.

Existen muchos prejuicios y opiniones al respecto de la Ayahuasca porque el mismo se encasilla en la familia de las drogas alucinógenas. Esto no es así, y para ello, exponemos la aclaración del Doctor D. Germán Zuluaga en su libro “El aprendizaje de las plantas en la senda de un conocimiento olvidado”:

“La ingestión ritual de las plantas psicotrópicas en las comunidades indígenas va dirigida a producir un trance que podemos diferenciar de la simple alucinación por varias razones: el trance tiene coherencia interna, no hay pérdida de las relaciones espacio-temporales ni pérdida de la conciencia y está dirigido y controlado por un especialista mediante técnicas de gran complejidad: cantos, danzas, plantas complementarios. Sin embargo, la esencia fundamental del trance es su intención, puesto que se busca con un fin específico que, la mayoría de las veces, es terapéutico. Para obtener este efecto, es preciso cumplir una estricta preparación y consumos y consumir plantas dentro del marco ritual y sagrado que durante miles de años ha respetado el indígena.”

Don Germán Zuluaga es hoy día una de las principales personalidades de la medicina en relación a la Ayahuasca. Es de origen Colombiano, y es autor de varios libros y artículos científicos relacionados la botánica médica.

Desde mi experiencia, tomar Ayahuasca es como entrar a un quirófano para sanar nuestro sistema de pensamiento. El doctor en este caso es nuestra conciencia expandida, siendo la Ayahuasca la responsable dicha expansión de nuestra conciencia, así como de la purga de todo aquello que no pertenece a un cuerpo en su estado óptimo de salud. Como se comenta en el libro de Germán Zuluaga:

“…yagé tiene la capacidad de discernir dónde está el problema, para limpiar precisamente el órgano afectado”

Hoy en día tomar Ayahuasca está al alcance de la mano de cualquiera que desee tomarla. La Ayahuasca ha llegado a Occidente para quedarse, y hay muchas personas que ya han podido conocer sus bondades terapéuticas. Sin embargo, si bien hay mucha información en internet, la que hay a nivel científico es escasa, o al menos no es suficiente para tomar la decisión de acceder a la experiencia con Ayahuasca con un mínimo de criterio. Menos aún con quién tomarla, y dónde tomarla, dada la información tan contradictoria existente en internet. Con esta tesitura, y tras algunas experiencias previas en España, decidí viajar por Sudamérica para coger una mayor perspectiva al respecto. La realidad es que no resulta fácil encontrar auténticos chamanes consagrados a la sanación con la Ayahuasca. La popularidad de la Ayahuasca ha incrementado el surgimiento de nuevos facilitadores de Ayahuasca, que no necesariamente son chamanes. En mi opinión, no necesariamente hacen un peor trabajo, no puede prejuzgarse.

El problema puede venir asociado precisamente con las contraindicaciones que puede tener la Ayahuasca para determinadas personas. La ignorancia de estos factores unido a la búsqueda de hacer negocio por encima de otras cuestiones, es lo que puede conllevar riesgos la toma de Ayahuasca para determinadas personas que por ejemplo se encuentren tomando algún tipo de medicamento o padezcan algún tipo de trastorno psíquico, que puede ser incluso desconocido para la propia persona.

Otra de las observaciones que pude realizar durante mi viaje por la región Amazónica es que se está perdiendo gran parte de la sabiduría de los ancestros indígenas, incluyendo el manejo de la botánica. Las nuevas generaciones se abocan a las tentaciones del mundo moderno, abandonando sus costumbres y tradiciones, al tiempo que las comunidades indígenas se vuelven cada vez más dependientes del mundo civilizado, en muchas ocasiones, forzados por la menor disponibilidad de recursos que la tierra les ofrece por su progresiva degradación. Afortunadamente, a este tipo de nuevas realidades, surgen iniciativas como earthealers, que tiene como cometido poder informar y organizar una llamada a la acción para oner de manifiesto y divulgar aquellos espacios de nuestra tierra que .

Es imperativo y una responsabilidad también de los países occidentales que se conserve el legado de sabiduría de los ancestros indígenas, ya que son los pueblos de la humanidad que han permanecido en contacto con la tierra y cuyas culturas tienen su origen miles de años atrás. Su cosmovisión puede ser determinante algún día para restaurar el equilibrio dentro de nuestra propia naturaleza y a reequilibrar las necesidades del entorno natural.

Es imperativo y una responsabilidad también de los países occidentales que se conserve el legado de sabiduría ancestral de los indígenas, ya que son los pueblos de la humanidad que han permanecido en contacto con la tierra y cuyas culturas tienen su origen miles de años atrás. El estado de la naturaleza es un reflejo del estado del Ser Humano, y su cosmovisión puede ser determinante algún día para restaurar nuestro propio equilibrio como especie.

Aunque nuestra conciencia actual no nos permite creerlo, el Ser Humano está ligado a la naturaleza.

Para concluir, la Ayahuasca es una medicina milenaria que se ha abierto desde la Selva Amazónica al mundo occidental, y que se ha hecho más popular hoy día que ninguna otra sustancia psicodélica, y esto no es por casualidad. Incrementar los recursos para la investigación de la Ayahuasca, en aras a reducir los riesgos para las personas y explorar su potencial terapéutico debería ser un objetivo prioritario, así como el establecimiento de puentes interculturales con los pueblos indígenas, reconociendo su papel fundamental, no sólo en la investigación de sus medicinas milenarias, sino también en la preservación de la paz y la salud de nuestra especie.

Si deseas ampliar más acerca de cómo la Ayahuasca no puede ayudar en la resolución de problemas, puedes continuar viendo este post.

Las claves para recuperar la calma

Las claves para recuperar la calma

En este post profundizamos un poco más al respecto de esas situaciones en las que de repente una tormenta llega a nuestra vida y sentimos esa sensación de descontrol, de absoluta inseguridad e incluso desubicación. Daremos algunas claves para que en estas situaciones podamos conocer un poco mejor cómo funcionamos y poder recuperar la calma.

En primer lugar, comenzamos comentando al respecto de las corrientes que hablan del pensamiento positivo. Pensar en positivo en un momento en que estamos en medio de una de estas tormentas de pensamientos negativos, y desde esa perspectiva de la mente, en mi opinión no es la mejor estrategia. Lo primero porque lo que sentimos no nos va a permitir aceptar pensamientos positivos, y en segundo lugar, porque al hacerlo, daremos fuerza a los pensamientos negativos; por eso necesitamos pensamientos positivos que lo contrarresten. Al hallarnos en una situación de emociones tan intensas, necesitamos activar la parte racional de nosotros mismos para encontrar objetividad en la situación, y desde ahí, tomar la determinación de mejorar en la escala emocional. Como decía Einstein,

«El mundo tiene problemas que no pueden ser resueltos pensando en la forma en que pensábamos cuando los creamos»

«Ningún problema puede ser resuelto desde el mismo nivel de conciencia en el que se creó»

“Nada sucede hasta que algo se mueve”

En ese estado de descontrol, abrumados por las emociones negativas del momento, somos como el agua estancada. Es necesario un ejercicio para fluidificar el agua, generando los ingredientes necesarios para que eso se produzca. En esta figura tratamos de representar lo expuesto:

Lo importante cuando nos invaden tormentas de pensamientos negativos no es tanto la magnitud de las emociones negativas que se experimentan, sino recordar cómo salir de ellas. Para ello, en primer lugar debemos:

  • Ponernos en la piel de un testigo de esa experiencia, es decir, disociarnos de esa experiencia
  • Recordar que nos encontramos estancados como el embudo de la figura
  • Aceptar la experiencia y estar dispuesto a concentrarte en el trabajo que es necesario

Debemos tener presente que las situaciones que nos encontramos nos generan emociones que no pueden y no deben evitarse, y que por tanto, están fuera de nuestro círculo de control. De la misma forma, nosotros también pensamos que estamos fuera de control y que no tenemos margen de maniobra para cambiar la forma en cómo nos sentimos. Sin confrontar esta creencia, no comenzaremos a dar pasos en la mejora de nuestro bienestar. Esta es la primera apertura, -darnos cuenta que podemos cambiar nuestro estado emocional, y hacernos cargo de ello-, con todo lo que implica. Esto no es más que la Consciencia de nuestro estado emocional y de que podemos cambiarlo, y la Voluntad de hacernos Responsables. Una vez completados los pasos anteriores, lo que debiéramos hacer es abrirnos a esa experiencia, es decir, aceptarla. Es algo que tenemos que vivir para aprender a Ser en nuestro estado natural.

No seguir estos pasos y pensar sin expandir primero la conciencia, es limitar nuestra Visión, y entrar en un bucle de pensamientos que no hagan más que empeorar la situación. Por más que sintamos la resistencia, debemos enfrentarla y superar el miedo.

En resumen, el proceso es:

  1. Tomar consciencia y cuantificar el grado de malestar
  2. Recordar que somos los creadores de nuestra experiencia, y por tanto, tenemos la opción de llevarla hacia donde queremos. Ante esta opción, surgirá la Voluntad.
  3. Una vez conocemos la senda para la recuperación del control, podemos entregarnos más tranquilos a la experiencia, y abrazar todos los aprendizajes, es decir, hablamos de la Aceptación.

Con la aceptación veremos como la sustancia comienza a pasar de algo espeso y sin movimiento a fluidificarse, siguiendo una escala de bienestar a medida que mantenemos el proceso activo hasta llegar a un punto de mayor Paz interior. El proceso podría estar representado por la siguiente figura:

Todos tenemos momentos en que no nos sentimos bien, también eso es natural, pero el secreto está en ver más allá, y abrirse a la experiencia que nos toque Vivir, para liberar esas emociones. Una vez liberadas, el malestar se va, y hemos adquirido un nuevo conocimiento. De otra forma, acumulamos emociones que no queremos, que se manifestarán hasta que por fin nos den la enseñanza que necesitamos.

El simple hecho de tener calificadas las emociones como buenas o malas, es otro gran error, otro lío que se manifiesta en nuestro lenguaje. Es una creencia de las que habitualmente operan en nosotros, y que cuando vivimos emociones como la ira, la tristeza, la rabia o el miedo, llegamos a tener la emoción duplicada, ira de tener ira, tristeza de tener tristeza, rabia de tener rabia, miedo al miedo, y según hemos visto que funciona la Ley de la atracción, eso no ayuda. Esto se explica más ampliamente en este post.

Cuando las emociones persisten más del tiempo que son necesarias para el aprendizaje, aparece el sentimiento, y todo surge por no ser conscientes del proceso mental por el que estamos pasando. Para algunas sabidurías orientales, el pensamiento es un sentido más. Cuando fluimos, cuando estamos viviendo en plena presencia, es cuando el pensamiento fluye, y estos momentos son necesarios para mantener la salud y restituir eso que es natural en nosotros. De ahí los grandes beneficios del mindfulness en nuestra sociedad. Pero en este espacio – tiempo, no siempre fluimos, y también es natural en nosotros desear y manifestar aquello que queremos, y aquí es dónde usamos el tiempo como un recurso, junto con nuestra creatividad.

Entonces, tratar de resolver un problema en el momento dónde tenemos un estado mental impropio, no es la mejor opción, y cualquier intento de resolverlo automáticamente, sin una toma de consciencia, es tratar de salir de esa experiencia, y por ende acumularlo como una cuenta pendiente. Cuando esto sucede es posible que ya no veamos un problema, sino una situación a atender.

La mayor parte de las situaciones que tememos están sólo en nuestra mente. Si anotáramos todas las situaciones por las que nos preocupamos, y pasado un tiempo, descubrimos que la gran mayoría de ellas sólo estuvieron en nuestra mente, y mientras tanto, dedicamos millones de pensamientos a plantear estrategias para resolverlas.

Nosotros no somos nuestra mente, y quien lo experimenta lo anterior, se dará cuenta que hay alguien detrás de los pensamientos que puede tomar el testigo y conducirnos para percibir las situaciones con más objetividad. Desde la mente desconectada vemos como certeros nuestros mayores temores. Pero si aceptamos que no sabemos nada, sólo nos queda confiar en que daremos las respuestas necesarias cuando surjan, siguiendo al guía adecuado, desde el Ser.

Finalizamos este post recordando una nueva cita de Antonio Porchia:

«Cuando sólo me preparo para lo que debiera sucederme, no me hallo preparado para lo que me sucede. Nunca.»

Cómo superar la ansiedad y la depresión

Cómo superar la ansiedad y la depresión

En este post hablábamos de la dificultad que los seres humanos tenemos para superar la ansiedad y la depresión, y el complemento que puede ser la Ayahuasca para ayudarnos a superarlas cuando no podemos por nosotros mismos.

Para tratar de superar estas patologías por nosotros mismos, es conveniente tener acceso al conocimiento sobre las mismas, por eso escribo este post acerca de esta patologías tan comunes hoy día. A día de hoy día este tipo de patologías (depresión, ansiedad, estrés…) ya suponen el 12 % de las enfermedades mundiales.

Según la OMS, se prevé que para el 2020 la depresión sea la tercera causa de mortalidad en el mundo.

La ansiedad y la depresión son diferentes patologías que tienen que ver con la adaptación al entorno, pero mientras que la ansiedad se experimenta normalmente en forma de miedo, la depresión se relaciona más con la tristeza. Ambas patologías son formas de reaccionar ante situaciones amenazantes o difíciles, que en la mayoría de los casos surgen de una interpretación exagerada de sus consecuencias (ansiedad), o la subestimación, falla o sentimiento de pérdida del propio sujeto (depresión).

En el caso de la ansiedad el pensamiento tiende a enfocarse en situaciones del futuro. En este caso, el sujeto cree que vive en un mundo temible, y por ello, tiene la necesidad de controlar lo que va a pasar. Siempre existe otra manera de ver las cosas, pero no podemos cambiar nuestros pensamientos si no somos conscientes del establecimiento mental en el que nos encontramos.

En el caso de la depresión, la persona vive en el pasado, concretamente en uno varios episodios tristes de su vida que se prolongan en el tiempo y que acaban por afectar a su capacidad de relacionarse con otros, trabajar o afrontar el día a día. La persona deprimida se encuentra desesperanzada y con falta de amor hacia sí misma, no viendo las opciones que tiene para salir de ese estado, a causa de su falta de conocimiento y consciencia de quien-es-realmente. Vive identificado con el fracaso, la culpa o con aquello que cree que le falta.

Mientras que en el caso de la ansiedad, la energía está mal canalizada, alejada del momento presente en un mundo mental que no puede corregirse si no surge la consciencia de ese mundo mental, la depresión se caracteriza por un estado de conservación de mínima energía. La persona deprimida puede llegar a estar impedida para por ejemplo, levantarse de la cama.

Lo cierto es que el deporte es una de las formas más efectivas que conozco para reducir la ansiedad y aumentar la energía. Con el deporte reducimos el estrés y automáticamente se gana energía. Así mismo, una buena alimentación y descanso. El mindfullness también ayuda a conectar con el momento presente, lo cual también está muy indicado para personas que sufren de ansiedad. En el caso de la depresión, el estado vibratorio de tan baja energía no permite cambiar los pensamientos, por tanto, al menos al comienzo, puede ser útil enfocarse en todo movimiento que permita ir ganando energía. Como decía Einstein:

«Nada sucede hasta que algo se mueve»

El deporte, además de conseguir esto, ha demostrado que mejora la autoestima, por tanto, es una terapia que le viene como anillo al dedo a la depresión. Así mismo, el contacto con la naturaleza y el apoyo del círculo cercano, tales como la familia o amigos.

Tanto la ansiedad como la depresión son estados mentales, y lo peor de ellos no es la emoción que se siente en sí, sino la sensación de pérdida de control. Aunque ambas puede salirse de control, eso no significa que nosotros nos salgamos de control, y que no podamos auto conducirnos para mejorar nuestro bienestar.

A medida que ganamos energía podemos ir aceptando pensamientos y emociones, que permiten ir mejorando el estado vibratorio, y la consciencia de este cambio en la persona rápidamente devuelve la sensación de control y la esperanza por su cura. Todo tiene un sentido, pero hay que abrirse a cada experiencia en lugar de rechazarla, pues todo lo que nos pasa es para aprender.

Pero no es posible pasar de la depresión a la alegría inmediatamente, porque nuestra naturaleza emocional y mental van ligadas.

En la siguiente tabla sintetizamos lo expuesto hasta ahora, y en la última fila recomendamos una serie de afirmaciones del principio del libro de ejercicios de «Un Curso de Milagros para Vivir desde el Ser» en cada situación:

superar la ansiedad y la depresión tabla informativa sanando al ser retiros espirituales en madrid

superar la ansiedad y la depresión tabla informativa sanando al ser retiros espirituales en madrid

Cuando partimos desde la depresión por ejemplo, debemos pasar por otros estados intermedios que en ocasiones incomodan a los demás, como por ejemplo la ira. La manifestación de la ira por parte de una persona sumida en depresión, supone una mejora en el estado vibratorio de la persona, y conviene que el círculo cercano a la persona la apoye para que no vuelva a su estado anterior.

El entendimiento de estas patologías es fundamental, tanto para la persona que la padece como para el círculo cercano. De la misma manera que cuando alguien se cae de un árbol, reconocemos su daño y no dudamos en socorrerle, si tuviéramos más conocimiento sobre otras patologías de tipo psicológico, también actuaríamos de la misma, sin tomarnos como algo personal lo que el otro nos está mostrando como por ejemplo la ira, valga la redundancia, los celos, la rabia, la decepción etc…

Por ejemplo, la ira o la agresividad que vemos en una persona es una llamada de socorro en realidad. No está indicando algo así como: «no siento mi Ser, me siento desconectado, no siento amor». En realidad su ataque es un ataque a sí mismo, y bastante tiene…

«Si todos pudiéramos mirar más allá del dolor ajeno, por medio de un mayor conocimiento de nuestra verdadera naturaleza, ese día habremos dado un gran paso hacia solidaridad y la Paz mundial, haciendo de este un mundo mejor. Todo comienza con uno mismo. A ello nos consagramos»

La Ayahuasca qué es

La Ayahuasca qué es

En este post os dejo la mejor definición de la Ayahuasca que he encontrado, extraída del libro de Germán Zuluaga Ramírez, «EL APRENDIZAJE DE LAS PLANTAS EN LA SENDA DE UN CONOCIMIENTO OLVIDADO». Etnobotánica Medicinal.

Como ya es sabido, para la mayoría de los indígenas de la selva amazónica que se extiende desde Colombia hasta Bolivia, Brasil y las Guayanas, el fundamento de su medicina tradicional es el consumo del bejuco llamado yagé o ayahuasca.cubo ayahuasca retiros espirituales en benidorm sanando al ser

Mucho se ha empezado a hablar sobre esta sustancia vegetal, sus poderosos efectos psicotrópicos, su capacidad para aglutinar a la comunidad o para revelar el mundo sobrenatural, pero son muy pocas las referencias a sus efectos físicos, que son resumidos por los por los investigadores como intoxicación: vómito, sudoración, taquicardia, mareo hipotensión, fosfenos, diarrea y desmayos. Las anotaciones de cronistas, aventureros y científicos persisten en catalogar a los indios como amigos de embriagarse e intoxicarse. Sin embargo, no piensa igual el indígena.

Los inganos del Alto Caquetá y Putumayo se refieren al yagé como purgante y a la sesión de toma como purga, atribuyéndole un poderoso efecto curativo gracias a su acción limpiadora: no sólo produce diarrea, sino también vómito, sudoración, aumentos de diuresis, espermatorrea, salivación, hemorragias uterinas, descarga del hígado; efectos que se presentan según el paciente y la enfermedad que padece. Es, al contrario de la opinión occidental, una práctica desintoxicante y curativa. Suponen que el yagé tiene la capacidad de discernir dónde está el problema, para limpiar precisamente el órgano afectado. Esto explica, en parte, las diferentes acciones de una persona a otra y de una sesión a otra.

Más allá de la limpieza puramente corporal, los inganos creen que la purga está indisolublemente ligada a la acción psicotrópica que llaman pinta. Afirman que la calidad de las visiones y de los viajes espirituales dependen en gran parte del estado de salud del cuerpo, pueden ser visiones relacionadas con la enfermedad que se padece, o bien son visiones que no se presentan sino hasta cuando el individuo se ha limpiada completamente. Si el yagé es el vehículo que lleva hacia la región de los espíritus y de lo sagrado, también es el encargado de limpiar al profano para que entre con vestiduras blancas a ese mundo sobrenatural.

“Antes vivían los hombres así no más como animales, en estado silvestre, comiendo frutas de los árboles, andaban desnudos y no entendían las cosas. Entonces Dios tuvo compasión de verlos así y tiró una pepita que le cayó en la oreja a uno. El se rascó y se hurgó hasta sacarse la pepita que luego sembró; de ahí salió el yagé”

Don Roberto, informe personal, 1984

Para los inganos, el yagé es un regalo de Dios y aparece desde el principio como un don terapéutico, con la siembra de esta planta empezó una historia que, según el relato, significa cambio: de lo silvestre, de la desnudez, de la ignorancia, de la condicional animal, a un nuevo estado de entendimiento y de humanización.

chacruna retiros espirituales en valencia sanando al ser

“Yagé es la madre de todas las plantas medicinales. El espíritu del yagé cuida todos los remedios de la selva. Y los que van tomando para aprender, si se aguantan les va mostrando como en una película todas las plantas y para que sirve cada una; llega un momento en que le muestra a uno como un libro dónde está escrito todo eso. Porque nosotros no sabemos como ustedes leyendo de los libros, sino que es por medio del yagé mismo.»

Don Roberto, informe personal, 1984

El yagé es considerado como la fuente de la medicina y madre de todas las plantas medicinales, pero al mismo tiempo es la planta medicinal más poderosa; su efecto terapéutico está ligado a los conceptos de purga, entendimiento y fortaleza, tres pilares del concepto indígena de salud:

“El yagé es remedio; hay que tomarlo para purgarse. Tomando a uno se le va abriendo la inteligencia y los sentidos y uno va cogiendo fuerza y entonces vive alentado.»

Don Roberto, conversación personal, 1985

La sesión o ceremonia de la toma de yagé es llamada por lo indígenas la purga o la toma del remedio y constituye el momento espacio más importante de todo su sistema de conocimiento. Conviene aclarar de una vez por todas el significado de la ingestión de estas plantas que han sido mal llamadas alucinógenas. La alucinación se define como una distorsión patológica de las percepciones y de las facultades superiores del sistema nervioso central, ocurrida en forma desordenada, sin coherencia interna, con pérdida de las relaciones espacio-temporales, que se presenta sin dirección alguna; encontramos la alucinación como síntoma principal de la esquizofrenia y otras psicosis, o como efecto de sustancias tóxicas de origen endógeno (en la insuficiencia renal crónica, la cetoacidosis diabética, el hipertiroidismo) o de origen exógeno (intoxicación digitálica, medicamentos dopaminérgicos y sustancias psicotrópicas empeladas fuera de contextos).

brebaje ayahuasca retiros espirituales en valencia sanando al ser

La ingestión ritual de las plantas psicotrópicas en las comunidades indígenas va dirigida a producir un trance que podemos diferenciar de la simple alucinación por varias razones: el trance tiene coherencia interna, no hay pérdida de las relaciones espacio-temporales ni pérdida de la conciencia y está dirigido y controlado por un especialista mediante técnicas de gran complejidad: cantos, danzas, plantas complementarios. Sin embargo, la esencia fundamental del trance es su intención, puesto que se busca con un fin específico que, la mayoría de las veces, es terapéutico. Para obtener este efecto, es preciso cumplir una estricta preparación y consumos y consumir plantas dentro del marco ritual y sagrado que durante miles de años ha respetado el indígena.

Fuente: Libro de Germán Zuluaga Ramírez, EL APRENDIZAJE DE LAS PLANTAS EN LA SENDA DE UN CONOCIMIENTO OLVIDADO. Etnobotánica Medicinal

Si quieres saber más de la Ayahuasca, puedes consultar este post para conocer los efectos beneficiosos de la Ayahuasca según el mundo científico.